Caen 8 militares con una tonelada de cocaína

El comandante de la Segunda Región Militar, Alfonso Duarte Múgica, admitió que personal castrense coludido con el crimen organizado fue detenido durante un operativo realizado por personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (SDN).
Al cuestionársele sobre la versión de que nueve elementos del Ejército Mexicano fueron sorprendidos con más de 900 kilogramos de cocaína que transportaban en un vehículo oficial, respondió de forma ambigua, aunque tácitamente reconoció el hecho.
«No puedo hacer ningún comentario porque fue una acción del centro; fue producto de una labor de inteligencia que se llevó con bastante éxito, la desarticulación de un grupo de personal civil que había coludido personal militar».
Aclaró que los elementos a que se refiere no pertenecen a la Segunda Región Militar, y dijo que la información detallada sobre el operativo se dará a conocer por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional en México a través de un comunicado de prensa.
El lunes pasado trascendió que nueve militares entre quienes se encuentra un capitán segundo y un mayor ingeniero, además de dos sargentos y cinco elementos de tropa fueron detenidos en las instalaciones del Ejército Mexicano del Aguaje de la Tuna mientras descargaban la droga que venía oculta entre los avíos del personal castrense.
Fuentes militares internas revelaron que uno de los involucrados logró darse a la fuga cuando fueron sorprendidos por un teniente coronel que cuestionó sobre el contenido del camión que descargaban.
La unidad, rotulada con el número 1501346, había recorrido tres mil kilómetros desde la ciudad de México, y de acuerdo con la versión extraoficial, el traslado fue coordinado por un capitán de apellido Uriostegui.
La información interna detalló que los militares arribaron a Tijuana el domingo 20 de febrero, y el jueves 24 fueron enviados a la ciudad de México.
Versiones que no han sido confirmadas aseguran que la droga al parecer pertenecía al cártel de Sinaloa.
En un primer momento el propio Duarte Múgica negó el hecho, sin embargo las declaraciones realizadas el jueves dan a entender que admitió tácitamente los hechos.
El comandante de la Segunda Región Militar reconoció que personal del Ejército Mexicano son blanco de constantes intentos de cooptación por parte del crimen organizado y dijo que en el caso de Sonora, Baja California y Baja California Sur lo han logrado en algunas ocasiones pero los responsables ya fueron detenidos.
Calificó como «traidores» al personal militar que se involucra en actividades delictivas y pidió a la población seguir colaborando con sus denuncias con las autoridades civiles y de las fuerzas armadas.
Al participar como invitado a al reunión semanal del grupo Madrugadores de Tijuana, el jefe castrense recalcó que gracias a la coordinación con autoridades civiles en Baja California se han logrado importantes resultados, los más recientes la detención de agentes de la policía municipal de Mexicali por nexos con el crimen organizado.
Adelantó sin precisar detalles que como parte de los operativos que se llevan a cabo en Baja California, en breve se ejecutarán órdenes de aprehensión contra servidores públicos de Tijuana.
Las detenciones son resultado de decomisos de droga que han llevado a cabo en diferentes operativos, dijo el militar.
En su exposición ante el grupo civil, Duarte Múgica destacó que el trabajo coordinado que se ha llevado a acabo en esta frontera ha mantenido acotadas las bandas criminales a diferencia de otros estados.
Comparó que el Ejército Mexicano realiza una labor similar a la que hacen los bomberos de apagar fuego, sin embargo, admitió, que «en ocasiones uno que otro bombero resulta quemado».
Advirtió que nadie que tenga fuero, federal, común o militar, está encima de la ley.
El comandante de la Segunda Región Militar solicitó a la población seguir confiando en el Ejército Mexicano. Les pidió denunciar cualquier ilícito que observen en su entorno, pues afirmó que esa colaboración es lo que ha permitido dar resultados importantes contra la violencia en esta frontera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *