No al aumento del transporte

GABRIELA GARCÍA PERALES

Guadalupe siempre ha sido un pueblo lleno de gente trabajadora, donde la mayoría de la población son obreros, campesinos y estudiantes que necesitan el transporte público diariamente para realizar sus actividades.

Aumentar el precio del transporte significa golpear directamente en la economía y bolsillo de la gente, es igual a quitarle parte de su ingreso salarial que podría necesitar para solventar otros gastos dentro del hogar. Anteriormente la tarifa base de transporte era de 6.50 pesos y ahora acaba de aumentar a 7.50 pesos, pareciera que un peso no significa nada, y se podría decir que solo es “un pesito” pero si hacemos cuentas de “pesito en pesito” termina siendo una buena cantidad de dinero gastado. Para ejemplo de esto comento lo siguiente.

Supongamos que una persona que tiene la necesidad de trabajar e ir a estudiar diariamente gasta un aproximado de 30 pesos al día, si hacemos cuentas al mes termina gastando un aproximado a los 900 pesos mensuales que sería la mayor parte de la quincena de un trabajador asalariado normal.

Ese dinero gastado en transporte, es dinero “perdido” que no se gastará en la despensa del hogar o en la educación de los hijos y además de ser caro el uso del transporte en zacatecas día a día va en decadencia y es de pésima calidad, ya que las unidades son muy viejas, producen demasiado ruido al ir  en funcionamiento y contaminan el medio ambiente por una falta de mantenimiento.

Mientras el transporte público se deteriora y la gente pierde una parte importante de sus ingresos para pagar sus traslados, enfoquemos los recursos públicos para mejorar el transporte y la vida de las personas que realmente necesitan nuestro apoyo.

Por eso presente en cabildo una propuesta para subsidiar el transporte público en la que debemos buscar ahorrar presupuesto reduciendo los gastos y beneficiar a unas 4 mil personas a las que el ayuntamiento les pagará cuando menos un pasaje diario.

La propuesta es que este apoyo se pueda entregar en tarjetas a las personas más pobres del municipio, la idea para esto es elaborar un padrón público de beneficiarios donde se establezcan reglas de operación claras que permitan eliminar las posibilidades del uso faccioso de los recursos públicos que se gestionen, para así evitar que solo se vean beneficiadas personas que ni siquiera necesitan de este tipo de apoyos.

Al hacer esto solo se verán beneficiadas las personas que necesitan el apoyo y contribuiremos a su economía de una manera muy sencilla, facilitándoles que el poco ingreso que ganan por su trabajo les rinda para alcanzar a cubrir más gastos en casa, gastos indispensables que la mayoría de las veces se dejan de lado por no tener el dinero suficiente para vivir de manera más digna.

Muchos pensarán que mi propuesta es populista, pero mi trabajo es buscar que las personas tengan una mayor calidad de vida, de tal suerte que si por buscar un poco de justicia, me llaman populista, pues que me apunten en la lista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *