Juventud Resiliente: ¿Sencillo o Full?

RODRIGO RODRÍGUEZ OLVERA

Se somete a encontradas formulas de opinión, el diario circular de los camiones tipo tráiler de doble semirremolque también llamado en el argot “fulles” en las carreteras de nuestro país, que por cierto son de la longitud más reducida si los comparamos con países de Europa Septentrional o algunos incluso de Sudamérica.

Por una parte, algunos automovilistas vierten su molestia al expresar que son peligrosos, por otra parte los empresarios y que son los que generan la mayor fuente de economía interna del país por medio del transporte de productos diversos, argumentan que si se elimina este tipo de transporte lógicamente provocaría un aumento directo en los costos.

A mi parecer se debería poner atención en lo que verdaderamente constituye un peligro fuera de desaparecer a los fulles, una medida sería verificar de manera exhaustiva a todos los transportistas sus conocimientos antes de otorgar la nada barata licencia federal de chofer, esto reduciría los desaciertos que provocan un accidente por falta de pericia humana.

Otra solución serían los retenes en puntos estratégicos de tráfico, por ejemplo; las carreteras y autopistas que conducen a la Ciudad de México, en donde se verifique la vigencia de la licencia y el digno proceder de la propiedad del automotor, así como el remitente fidedigno del producto.

Otra es acabar y creo que es de aplaudirle a las autoridades su esfuerzo, pero que aún falta de la cooperación del gremio de transporte, la exterminación del fleteo de mercancías hurtadas o piratas.

Por ejemplo una persona dueña de una gasolinera que paga un salario digno en el transporte de su gasolina, desde chofer, combustible, seguro, placas, tenencia, no puede competir en lo más mínimo con un huachicolero, que son los que roban el combustible y lo venden en condiciones riesgosas, la persona dueña de la gasolinera no es responsable del costo final de la gasolina puesto que son precios diarios de cotización del barril del crudo entre otras situaciones, es ahí donde se debe de enfocar, en no desaparecer los camiones de doble semirremolque sino desaparecer a los que por imprudencias no legales provocan algún percance por llevar, por ejemplo productos de procedencia dudosa.

Nos leemos el próximo viernes si Dios, adiós.

Twitter: @rodrigordzolv

E-Mail: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *