Rendirán este martes, homenaje luctuoso a Antonio Pintor

Mañana martes, el Gobierno del Estado a través del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón López Velarde” rendirá un homenaje luctuoso al artista plástico zacatecano Antonio Pintor, en el Patio del Museo Zacatecano de esta ciudad.
Dedicado su trabajo en la continuación de las ideas y fundamentos del muralismo, Antonio Pintor es reconocido por su obra en diferentes recintos históricos de Zacatecas, uno de ellos y el más célebre es de la escalinata del Palacio de Gobierno.
El homenaje se llevará a cabo en el Museo Zacatecano en el marco del XXIII Aniversario luctuoso de este artista zacatecano con un programa especial y la colocación de una ofrenda floral al pie del Mural de “Historia de la moneda de Zacatecas”, a las 18:00 horas.
Antonio Pintor es proveniente del conocido barrio de los caleros de esta ciudad, nació el 4 de octubre, siendo primogénito de cinco hijos de la familia Pintor Rodríguez. Él creció en el seno de una familia sensible a las artes.
De manera profesional Antonio Pintor ingresó al recién fundado Instituto Nacional de Bellas Artes (IZBA), donde estudia de manera formal las artes plásticas, lapso –escribe de él Jorge Pintor- en el que tuvo como maestros a José Méndez Oliva, Alvino Méndez Oliva y Cutberto Galván, en dibujo, escultura y pintura, respectivamente.
Antonio aprendió de Galván la imitación de la naturaleza y los efectos visuales, tomando en cuenta que la escenografía es un medio versátil de expresión, al emplear distintos materiales y elementos que sirven de fondo a la acción dramática en cada caso.
Este fue sin duda el taller más importante de Antonio Pintor, pues en él aprendió el oficio de la escenografía y con ello, el dominio de la pintura en grandes espacios. Cuando su maestro Cutberto Galván se retiró del IZBA, en 1963, Antonio recibió un reconocimiento oficial por su vocación, otorgándole la plaza de maestro en artes plásticas, relevando a su maestro.
Tres años después, fue llamado por la administración estatal en turno para decorar el comedor del Palacio de Gobierno, logrando, para éste una composición apaisada con callejones típicos de 120 por 360 centímetros, realizada en acrílico.
Este trabajo fue muy significativo ya que más tarde siguió realizando composiciones de similares estilos y temas, experimentando además con otras técnicas como serigrafía y heliografía, entre otras.
Antonio Pintor ha legado a zacatecas y sus habitantes un testimonio post revolucionario, con él “se cierra un ciclo del romanticismo nacionalista. Su obra es vínculo para los habitantes de esta entidad, ya que permite entender nuestra historia, ilustrada como sólo él lo hizo en sus murales”, detalla de su quehacer Jorge Pintor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *