ATF pasó armas a México desde 2008

Foto que obtuvo la CBS de arsenal ofrecido a narcos
Agencias
Operaciones como la denominada «Rápido y Furioso», que permitió deliberadamente la entrada de miles de armas a México, ya habían sido ejecutadas por autoridades de Estados Unidos por lo menos desde 2008, de acuerdo con un nuevo reporte de la cadena CBS.
Múltiples fuentes revelaron a la televisora estadounidense que oficiales de la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés) cerraron tratos con vendedores de armas con licencia para que colaboraran como informadores y ofrecieran arsenales a los contrabandistas.
Una fotografía obtenida por CBS muestra incluso un arsenal de alto poder que era ofrecido a los compradores de armas que suministran a los cárteles de la droga en México.
El reporte señala que estas tácticas de la ATF, cuyo objetivo era ver en manos de quién terminaban las armas y así poder desmantelar células del crimen organizado, fueron utilizadas en más de una ocasión, y da cuenta de por lo menos un caso en Tucson en 2008 conocido como «Wide Receiver» (Receptor abierto).
De acuerdo con las fuentes de la CBS los vendedores de armas con licencia por lo regular evitan hacer tratos con personas que les resultan sospechosas y que podrían estar suministrando armamento a los cárteles mexicanos.
Sin embargo, la ATF reclutó a los vendedores como informantes confidenciales pagados y los alentó a vender más equipo a este tipo de personajes.
Uno de estos acuerdos se encuentra en poder de una Corte de EU. «La ATF me pidió asistirlos en una investigación oficial», se lee en el documento firmado por un vendedor de armas.
La mecánica de colaboración se daba con el siguiente patrón: los vendedores ofrecían un mayor número de armas mientras la ATF grababa y escuchaba las transacciones.
«Los agentes especiales de la ATF realizaban labores de vigilancia… e identificaban las fechas y horas en la que los contrabandistas cruzaban la frontera con las armas», señala otro de los documentos de la Corte.
Las mismas fuentes revelaron a la CBS que en ese tipo de operaciones estuvieron a disposición de contrabandistas unas 450 armas, y pese al evidente riesgo que eso contemplaba, dos años después expandieron la táctica a miles de armas bajo la operación «Rápido y Furioso».
La semana pasada se dio a conocer que la ATF había permitido, durante 15 meses, el paso de miles de armas a México sin notificar al gobierno mexicano.
Tras la investigación desarrollada por el Centro para la Integridad Pública, Los Angeles Times y la cadena CBS, en la que documentos internos de la ATF han dejado al descubierto el fracaso del operativo que intentaba desmantelar la cadena de contrabando que permitía armarse a los cárteles de la droga en México, el director en funciones de la agencia, Kenneth E. Melson, se vio obligado a anunciar la creación de un panel de expertos y profesionales para revisar todas las estrategias a raíz del estrepitoso fracaso de la operación «Rápido y Furioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *