Las Piezas del Ajedrez: El sello priísta

EFRAÍN ESPARZA MONTALVO

El lunes de la semana en una entrevista de radio el secretario de Finanzas del gobierno de Veracruz, Antonio Gómez Pelegrín, admitió que el quebranto financiero provocado por el gobernador con licencia Javier Duarte de Ochoa, a la hacienda pública, era de 87 mil millones de pesos, y reveló el “modus operandi” con el que se desvió semejante cantidad de dinero. Sin tapujos, dijo que Duarte ordenaba aplicar decenas de millones de pesos para partidas distintas no obstante su etiqueta, de las cuales obtenía jugosas ganancias que con prestanombres aplicaba en la adquisición de bienes raíces alrededor del mundo.

La revelación, que no lo fuera sino por el escandaloso monto del desvío, tiene algo en común con lo sucedido con César Duarte, de Chihuahua, y Roberto Borge, de Quintana Roo, así como con el ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira, y el de Tabasco Andrés Granier Melo: que todos los involucrados son príistas de cepa y muy cercanos al presidente Enrique Peña Nieto.

Sólo entre esos cinco ex gobernadores, juntos, provocaron un quebranto a la hacienda pública de 220 mil millones de pesos, según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

La forma de gobernar del “nuevo PRI” que llegó a Zacatecas en 2010 con Miguel Alonso Reyes también dejó su sello de rapacidad al detectar la Secretaría de la Función Pública en la revisión de los ejercicios fiscales 2011, 2012, y 2013, desvíos por 5 mil 700 millones de pesos que deberán ser aclarados, y que muy probablemente formen parte del entramado de corrupción que involucra al “diezmo” que mucho se especula cobraron los que se fueron.

Y aunque de 2014, 2015, y 2016, no hay resultados todavía o al menos no se han dado a conocer, los que saben coinciden que el monto del desvío podría superar los 8 mil millones de pesos toda vez que la obra pública, aunque escasa pero onerosa, tuvo su auge precisamente durante ese período.

En ese sentido, podemos suponer que el quebranto a la hacienda pública en Zacatecas alcanzará los 13 mil 500 millones de pesos si no se aclara su destino, lo cual obliga el fincamiento de responsabilidades civiles y penales amén de la exigencia coactiva de reparación del daño aunque parezca que aquí no pasa nada.

Porque ya la secretaria de la Función Pública Paula Rey Ortiz, se declaró incompetente y archivó los expedientes de las presuntas licitaciones amañadas, mientras que el gobernador Alejandro Tello dijo públicamente que no es él la autoridad para perseguir a su antecesor, con lo cual se cierra el capítulo de la corrupción que caracterizó al gobierno de Miguel Alonso.

En cualquier caso nada se podrá hacer en contra de los Duarte Javier y César, ni de Roberto Borge ni muchos menos de Miguel Alonso pues la ley no se aplica retroactivamente en perjuicio de las personas –si nos atenemos al nuevo Sistema Nacional Anticorrupción–, como nada se hizo tampoco contra Humberto Moreira Valdez que legó a su hermano Rubén un quebranto de 48 mil millones de pesos, en el gobierno de Coahuila.

Ése es el sello priísta, robar a manos llenas y luego victimizarse para parecer honestos, como lo promueve el dirigente nacional Enrique Ochoa Reza que de buenas a primeras y ante el inminente peligro de perder la presidencia en el 2018, convirtió a su partido, el Revolucionario Institucional, en un tribunal inquisidor que sólo mira hacia afuera pero que no castiga y por lo contrario, protege, a sus nuevos rostros, a la sangre nueva que el mismo partido fabricó.

De salida 1.- Los seguimos invitando para que nos escuchen todos los lunes, martes y jueves, de 5 a 6:30 de la tarde, en Las Piezas del Ajedrez radio, por www.sustaitaradio.com Los espero para que juntos construyamos ciudadanía.

De salida 2.- La expulsión de Simón Pedro de León Mojarro de las filas del PRI tiene felices a los dinosaurios que invariablemente lo vomitan, por los excesos que cometió al interior de ese instituto político cuando su cuñado Miguel gobernó Zacatecas. Ayer me comentó un viejo priísta que “Pedro le partió la madre al PRI, al PRD y a Zacatecas”, por lo cual tendrán que reconstruir su desmadre, el que dicen, harán con gusto porque se saben libres de ese cáncer que significa el de Tepechitlán.

De salida 3.- Como aquí se lo adelantamos, el doctor Uswaldo Pinedo Barrios se convirtió en el ganador de la elección para la secretaría general del SNTSS sección 29, y el pasado viernes asumió como tal. No sin escollos, Uswaldo ganó una responsabilidad que ahora tendrá que reivindicar con trabajo, como seguramente ya lo planea en aras de garantizar la unidad de la plantilla laboral del IMSS.

De salida 4.- Dicen que no obstante la reciedumbre con que se conduce la coordinadora del Ceciuaz, Laura Márquez Sandoval, el centro es una auténtica porquería. El martes sostuve una breve charla con un grupo de maestras que se quejaron del “descuido” en que incurre la directora al permitir tanta suciedad, y las malas prácticas de algunos trabajadores que siguen sin entender el nivel de responsabilidad con los niños. Por cierto, se acordaron de mi paso por allí y dijeron efusivas: “no se nos olvida cómo usted cuidaba sus calabacitas”, ¡ja ja ja! Pues sí, tristemente nada dura para siempre (calabacitas tiernas).

Hasta la próxima.

El autor es analista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *