Jerez… Miel y veneno a la Vez

RICARDO EVODIO CABRAL VERA

A Reedificar el PRD Municipal

Más allá del compromiso electoral del año próximo y el proceso local de 2016, que no son poca cosa, por el momento el principal compromiso de Mario Nicolás González Lozano al frente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), deberá enfocarse a reedificar un partido que yace en el semiabandono y mantener viva una militancia que a nivel nacional se tambalea y que ante el ejemplo del líder moral Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, fluyen las amenazas de dejar las filas de un instituto político que se sacude con sus diferencias de carácter ideológico.

En Jerez, aunque públicamente no han surgido expresiones públicas de esta naturaleza, no se descarta una desbandada que podría encabezar la propia exalcaldesa Alma Araceli Ávila Cortés, toda vez que su comadre y bienhechora política, la exgobernadora Amalia García Medina, vislumbra una posibilidad de por lo menos revisar la conveniencia de su permanencia en el partido que ayudó a  fundar hace poco más de un cuarto de siglo. Es un hecho que la expresidente no quedó satisfecha con el resultado del pasado domingo y todo puede pasar.

Sangre Nueva y Nuevos Bríos

Indudablemente que el también regidor, Mario Nicolás González, viene a inyectar sangre nueva y nuevos bríos a este partido, de cara a una contienda en la que por ahora, la única posibilidad de éxito que se vislumbra es mantener la alianza que les redituó frutos en 2013 con el partido del alcalde, quien repentinamente se ha desinflado en la carrera por la candidatura a la diputación federal.

Aunque de distinta expresión el nuevo dirigente perredista ha asumido una postura de disciplina y liderazgo partidista al interior de un cabildo que de panista sólo tiene el nombre, al alcalde y un regidor, pero que en la realidad, está dominado en su mayoría por militantes amarillos, con los que González Lozano ha sido el fiel de la balanza en los momentos determinantes.

No obstante, se dice que el munícipe no habría correspondido de la misma manera y aunque lo más probable es que se haya mantenido al margen del proceso interno de un partido que no es el suyo, tampoco se descarta que jugara sus cartas por otra vía.

Militancia probada

Luego delas revolturas de años atrás, con figuras como presidentes interinos e incluso comisionados que compartían la toma de decisiones, el PRD jerezano vuelve a tener una dirigencia en firme y no porque estuviera acéfala, simple y sencillamente hacía un buen rato que no se veían envueltos en un proceso democrático para la renovación de su presidencia y secretaría general.

Asume el cargo un político con una militancia ininterrumpida de por lo menos 15 años; que ha estado ahí en todo momento picando piedra, que conoce el trabajo partidista de campo; que incluso se ha apuntado en por lo menos dos ocasiones a las contiendas internas para escoger al candidato a presidente municipal y cuando la decisión no le favoreció, simplemente se disciplinó con la determinación partidista.

¿Hasta dónde llevarán la relación?

Sería interesante ver hasta donde serán capaces el presidente del PRD y el presidente municipal de sacar adelante la relación institucional que establecen desde el 15 de septiembre de 2013 y es que, si bien el regidor está impedido por ley para buscar la presidencia municipal, para nadie es desconocido que es parte de un proyecto que ya parece tener candidato definido para el 2016 y no precisamente están considerando reafirmar la coalición con los blanquiazules.

Esta situación podría impactar en una marcad división al interior del gobierno municipal, toda vez que José Manuel Viramontes tendría sus simpatías por alguien de su partido y de preferencia que sea uno de sus colaboradores más cercanos, mientras que la parte amarilla del gobierno se inclinaría lógicamente por un perredista y también colaborador (hasta ahora) del munícipe.

¿Regidor y dirigente?

Y por si a alguien le quita el sueño pensar que Mario Nicolás González Lozano comete alguna irregularidad al ser regidor y dirigente de un partido a la vez, hay que comentar que no hay impedimento legal e incluso no es la primera vez que ello ocurre, el caso más reciente es el de la hoy dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) Verónica Alamillo Ortiz, quien contendió en el proceso interno de su partido y asumió el cargo siendo parte del Ayuntamiento 2010-2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *