Mercado laboral poco dinámico atenúa falta de empleos formales

Toluca, México, 31 de mayo.- Estructuralmente, México cuenta con un mercado laboral poco dinámico en cuanto a la generación de empleos formales y con remuneraciones que permitan satisfacer una vida digna; esta situación atenúa la falta de empleos formales, la rápida expansión del sector informal de la economía y la migración de trabajadores a los Estados Unidos.

Al describir un panorama actual del mercado laboral en México, los investigadores de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Sergio Miranda González, María del Carmen Salgado Vega y Sara Quiroz Cuenca destacaron que para tener una idea de este fenómeno, basta señalar que de 1991 a 2009, el sector formal de los ocupados pasó en términos absolutos, de 12.1 a 16.5 millones de personas, lo que significa que en 18 años tan sólo se crearon 4.4 millones de empleos.
 

Sin embargo, lamentaron, el sector informal, que en 1991 contaba con una población de 10.7 millones de personas, se incrementó a 19.7 millones, es decir, este sector prácticamente se duplicó en el mismo periodo.

De acuerdo con las últimas cifras dadas a conocer en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), al segundo trimestre de 2010 la Población Económicamente Activa ocupada (PEA) fue de 44.6 millones de personas, de la cual, 67.7 por ciento es asalariada, 4.5 por ciento es empleador o patrón y el resto son trabajadores por su cuenta.

La distribución de la PEA ocupada por tipo de sector económico en que se localiza, muestra una fuerte tendencia a la terciarización de la actividad económica (destacando el comercio), ya que aquí se concentra el 62.9 por ciento, siguiéndole el sector secundario y finalmente la agricultura, con 12.8 por ciento.

Algo muy revelador en cuanto al dinamismo del mercado laboral, advirtieron, es que comparando los resultados del primer trimestre de 2005 con el mismo periodo de 2010, el sector servicios incrementó la ocupación de 3.3 millones de personas, mientras en la actividad primaria se perdieron 400 mil empleos y finalmente, la industria generó únicamente 200 mil empleos.

Revisando algunos indicadores de condiciones laborales, precisaron los universitarios, podemos destacar que del total de la PEA ocupada, 64 por ciento no tiene acceso a algún tipo de institución de salud y 28.2 por ciento realiza jornadas laborales mayores a 48 horas, con lo que queda demostrado una vez más el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores en México, producto de la flexibilización laboral.

Otro de los elementos fundamentales en las condiciones laborales es que el trabajador cuente con un contrato de trabajo; sin embargo, podemos observar que de acuerdo con los datos presentados en el segundo trimestre de 2010 por la ENOE, de los 29.2 millones de trabajadores subordinados y remunerados, 15.3 millones cuentan con contrato escrito, mientras que 13.7 millones no tienen contrato escrito, lo que deja ver que además de que esta se ha convertido en una práctica común en nuestro país, se agudizó en los últimos años.

Pero sobre todo, da muestra de la precarización de las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos, al encontrarse una buena proporción de ellos sin un documento que les permita tener, no sólo seguridad laboral, sino un soporte de garantías laborales, concluyeron los investigadores universitarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *