Comprobaré hasta el último centavo de los 1,600 mdp: Amalia García

Foto: Saúl López/Cuartoscuro.Com
Crónica
La ex gobernadora de Zacatecas, Amalia García, aclaró que el gobierno de Miguel Alonso Reyes no la ha acusado de ningún delito cometido durante su administración.
Que le piden aclarar “irregularidades” por más de mil 600 millones de pesos, lo que hará cuando la Contraloría estatal le entregue la información completa que ha solicitado, para dar respuesta precisa.
Señala que el gobierno federal ya le entregó los informes del caso, que solicitó al mismo tiempo que al gobierno estatal.
Y Amalia dijo a Crónica, que en cuanto tenga la información que ha solicitado, se acabará el problema de “las irregularidades”.
El reportero le preguntó:
— ¿Así de segura está?
— Sí, hablan de “irregularidades” por 300 millones de pesos, por 120 millones y por mil 200 millones y de todo eso, hasta el último centavo, se aplicó en Zacatecas, en su gente, en sus problemas.
— ¿Y las acusaciones?
— No hay una sola acusación, me atribuyen cuestiones técnicas, de facturas, recibos, copias, informes no entregados.
— ¿Sí falló en eso?
— Bueno, hay apreciaciones distintas entre el contralor Guillermo Huízar y yo, si me entregan los informes aclararé cada uno de los asuntos.
— ¿Eso no lo sabe la Contraloría?
— Supongo que debe saberlo.
— ¿Y por qué el escándalo, a quién culparía usted?
— No culpo a nadie, no creo sea una guerra de partidos políticos.
— ¿Entonces por qué?
— Creo que alguien pudo haber aconsejado en el gobierno sobredimensionar el tema, para distraer a la gente de la gran inseguridad que padecemos y que no saben cómo enfrentar.
— ¿Así nomás?
— Eso y la diferencia de criterios con el Contralor.
Justificado cada caso. Amalia reiteró que cada uno de los casos que la Contraloría mencionó en la notificación del 10 de diciembre pasado, fue justificado:
1- De los 300 millones de pesos solicitados a Banamex, la propia Contraloría dijo que no están perdidos, sino que se obtuvieron “en forma irregular”. La gobernadora tenía facultad para hacerlo y lo hice de acuerdo a la ley de Deuda Pública.
Y que cada centavo lo aplicó a requerimientos urgentes del estado.
2- Los 102 millones que “presté” a particulares, empresarios, ex diputados “y periodistas”, se usaron con base en un mecanismo institucional que se creó en sexenios anteriores al mío.
Y quiero contarle que cuando fue Secretario de Finanzas en el gobierno de Ricardo Monreal, el ahora Contralor usó el mismo sistema de créditos “a particulares”.
¿Se vale cuando lo hace el Secretario, y no se vale si lo hace la gobernadora?
3- Y los mil 200 millones de ampliaciones presupuestales. Pedí en la SEP, Hacienda, en todas partes cada vez que tenía que resolver graves y urgentes problemas del estado, como las sequías de 2009 cuando se perdieron totalmente las cosechas en 70 mil hectáreas, y parcialmente en 300 hectáreas. Tuvimos que comprar semillas y biofertilizantes que enviamos a todos los municipios, del partido que fuera la autoridad.
En las dependencias federales ya me soñaban, ¿pero qué gobernadora iba a ser yo, si me quedaba sentada esperando a que la suerte nos resuelva los problemas?
Resolvimos muchos, de todo tipo, y al final duplicamos el presupuesto que habíamos recibido en 2004.
— ¿No están considerados todos los gastos en los presupuestos? —, pregunta el reportero y Amalia sonríe:
— En ningún estado, en ningún municipio.
— ¿Habría forma de que sí se considerara?
— No, le dije de la sequía, pero hubo crisis económica, de salud con la influenza, de inundaciones, inseguridad…
—¿La ayudó mucha la Federación?
— Sí, la verdad sí, les llegaba con problemas, urgencias de todo tipo, y les llevaba programas, proyectos, soluciones y me atendían.
— ¿Para qué pidió más?
— Para Zacatecas, para el hospital que costó 800 millones de pesos, para la Procuraduría, el Cereso Femenil, el Varonil, la cárcel de Calera, para la becas de los jóvenes…
— ¿Becas, no estaban en el presupuesto?
— En 2009, el Congreso local nos recortó 500 millones para educación, por cierto el ahora Contralor era presidente del PT y diputado.
— ¿No hubo otro camino?
— No, esos muchachos, de la secundaria y las prepas, son los que necesitan más atención, según yo, porque son los niveles en que hay mayor deserción.
Teníamos programas como el de robótica, que se hubieran perdido si el secretario Lujambio no nos ayuda.
— ¿Dónde hay más carencias en el estado?
— Por todas partes, en Zacatecas la mitad de los hombres son migrantes, hacen falta a su familia, hay que ayudarlos, en esos casos tomé la decisión correcta.
— ¿Y los préstamos Amalia?
— Mire, hicimos muchos, por ejemplo, le prestamos 10 millones de pesos a un empresario que fabrica pisos y si cerraba dejaría a dos mil empleados en la calle.
— ¿Pagó la deuda?
— En cuanto regularizó su producción.
— ¿Prestó a diputados, a periodistas?
— Alguna vez, en casos de urgencia, pero no fueron dádivas ni regalos, no “un sobre” para comprar periodistas, firmaban un pagaré, y cumplían.
— ¿Ayudó a muchos?
— Trabajé para el estado, y fíjese, mucho fue posible por insistir en la Federación: en 2004 recibí un presupuesto de ocho mil 500 millones de pesos; en 2010 lo dejé en 19 mil millones.
¿Qué sigue para Amalia? La ex gobernadora de Zacatecas espera tener la información, para dar amplia respuesta a los señalamientos del gobierno, que insiste, no son acusaciones:
“Sólo planteo al Contralor y a los jueces, que me concedan el tiempo que me da la ley para responder con suficiencia a las observaciones técnicas que me hace la Contraloría”.
— ¿Qué espera para Zacatecas?
— Que le vaya bien, al gobierno, a mis amigos, vecinos, gente que quiero, que cambie el ambiente crispado por la inseguridad.
— ¿Qué le aconsejaría, después de lo que le tocó a usted?
—¿Qué no sólo Zacatecas, que todo el país convoque a todos contra la inseguridad, a reconocerla y afrontarla, porque lamentablemente va a seguir allí.
—¿Al costo que sea?
—Reconozco la valentía y decisión del presidente Calderón, creo que hay que atender su llamado a continuar.
—¿Teme que sigan los problemas… o empeoren?
—Emilio, vengo de una familia honorable. Estoy muy orgullosa de mi padre que fue priista, tomé otra ruta y siempre por caminos correctos, aunque fueran difíciles.
—¿La abandonaron sus colegas del PRD?
—No es cierto, aquí estuvieron, Carlos Navarrete, Jesús Ortega, Alejandro Encinas, él participó en un acto, y dijo un discurso muy alentador.
—¿Hay Amalia para rato?
—Tengo la conciencia tranquila, tomé las decisiones correctas, así seguiré.
“Hay apreciaciones distintas entre el contralor Huízar y yo”
«Hablan de «irregularidades» por 300 millones de pesos, por 120 millones y por mil 200 millones y de todo eso, hasta el último centavo, se aplicó en Zacatecas, en su gente, en sus problemas (…) No hay una sola acusación, me atribuyen cuestiones técnicas, de facturas, recibos, copias, informes no entregados. (…) Hay apreciaciones distintas entre el contralor Guillermo Huízar y yo, si me entregan los informes aclararé cada uno de los asuntos».
Ha sido dirigente del PRD, legisladora y mandataria estatal
Amalia García Medina nació en la ciudad de Zacatecas. Es hija del gobernador Francisco E. García y madre de la senadora Claudia Corichi. Fue militante del Partido Comunista Mexicano y luego del PSUM y el PMS. Cuenta con estudios de Sociología por la UNAM y de Historia por la Universidad Autónoma de Puebla. Ocupó la presidencia nacional del PRD, fue senadora, diputada federal y gobernadora desde el 12 de septiembre de 2004 hasta el 11 de septiembre de 2010.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *