Preparatorianos evocan matanza de Tlaltelolco

A 42 años de los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 en Tlaltelolco, el presidente municipal Eduardo López Mireles aseguró que en la actualidad, el legado debe ser el mismo diálogo y acuerdo entre quienes no piensan de igual manera, lo cual deberá ser una garantía de todo ciudadano para asegurar mejores condiciones de vida y de políticas.
Alrededor de las 12:00 horas, un grupo de jóvenes con la petición de diálogo abierto con el gobierno, se concentraron en el patio principal de la Presidencia Municipal.
La libertad de los presos políticos, de las víctimas de la represión y la desaparición del cuerpo de granaderos, fueron otras de las peticiones que se escucharon en el lugar.
Prosiguieron con la manifestación del silencio, después de escuchar el cuarto informe de gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, donde se hizo caso omiso a los reclamos.
Finalmente, los gritos de los manifestantes universitarios que se reunieron en la Plaza de Tlaltelolco, bajo el lema de “libros sí, bayonetas no”, fueron reprimidos a balazos por las fuerzas militares.
De esta manera, alumnos del quinto semestre de la preparatoria cinco de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), recrearon los momentos fundamentales que antecedieron a la matanza del 2 de Octubre, además del momento trágico y sus primeras consecuencias.
“La palabra por encima de las armas”, fue el mensaje que el alcalde expresó ante jóvenes estudiantes y decenas de personas que se concentraron en el patio del Palacio Municipal para presenciar la escenificación.
Asimismo, el munícipe manifestó que la violencia debe ser el último de los recursos para que sea utilizado en las discrepancias entre fuerzas, para evitar masacres como la de Tlaltelolco, donde se perdieron miles de vidas.
El objetivo de la representación que dirigió el docente José Luis Flores Reyes, con la supervisión del director del plantel, Manuel Acevedo Díaz, fue crear conocimientos, aptitudes y valores que promuevan un desarrollo personal y social, así como el respeto a la ciudadanía en los jóvenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *