La sicilianizacion del poder y la sucesión

MANUEL IBARRA SANTOS

Ante los casos reincidentes de violencia criminal que azotan a nuestra sociedad, con efectos traumáticos para el desarrollo que han marcado negativamente a los integrantes de toda una generación de zacatecanos, pareciese que reaparece peligrosamente el fenómeno de la “sicilianización” del poder, con repercusiones nefastas para la democracia y que podría distorsionar también los procesos electorales del 2018, sin que escape de ello la propia sucesión presidencial.

El gobernador Alejandro Tello sabrá, sin duda, tomar las medidas enérgicas y necesarias para devolver a Zacatecas sus niveles de convivencia tradicionales y abonarle de esa manera al desarrollo y a la prosperidad.

Ese concepto <la sicilianización> data de mediados del siglo pasado y se incluye en la narrativa literaria utilizada por el escritor italiano Leonardo Sciascia (1921/1989) para describir el mal social dominado por la presencia de las mafias criminales que todo lo pervierten, incluyendo al poder político, la economía, la cultura y, en consecuencia, la democracia.

La única forma de detener este mal canceroso, es reivindicando la utilización de la fuerza legitima del derecho, privilegiar la ética del poder, para impedir que las instituciones públicas, entre ellas las corporaciones policiacas, los juzgados y la justicia penal, sean corrompidas por las mafias criminales.

Efectivamente, el único camino para rescatar la democracia de las garras de las violentas mafias, es haciendo que se respete el derecho y la justicia penal, reducir la impunidad y dotar de sentido moral y ético la acción del Estado. Sin esto será imposible enrumbar el camino.

La guerra descarnada entre mafias criminales ha originado la pérdida de soberanía individual y colectiva, la que ha quedado atrapada entre la zozobra, el miedo individual, el temor colectivo, el escepticismo y el desasosiego ante la falta de certeras respuestas al problema.

Hoy, más allá del debate de quien es el responsable de enfrentar este flagelo traumatizante, sin duda, el Estado (con mayúscula), con sus instituciones, es el ente obligado de encarar con visión racionalmente estratégica el fenómeno de la violencia criminal. Y no como se ha querido inducir, sólo la familia, aunque esta tiene un rol fundamental.

La tradición literaria y las mafias

En la tradición de la narrativa literaria del siglo XX, Leonardo Sciascia, nacido en Sicilia, Italia, en 1921, maestro de profesión, es el teórico e intelectual que mejor ha logrado interpretar y explicar los efectos que propicia la acción de las mafias criminales en el desarrollo de la democracia contemporánea.

Todas sus obras literarias así lo narran y reseñan, entre las que destacan El Día de la Lechuza, La Brújula y El Capitán, Las Parroquias de Regalpetra, a Cada Cual lo Suyo, el Caso Moro y Los Tíos de Sicilia, por mencionar solo algunas.

En la novela El Día de la Lechuza, nuestro autor, describe las graves implicaciones políticas y económicas producidas en la sociedad por el entramado de las mafias.

En el libro titulado El Caso Moro, nos revela con realismo descarnado los espacios en que las mafias producen asesinatos y secuestros políticos y de paso nos narra con puntualidad los hechos que condujeron a la muerte, en 1978, de Aldo Moro, el líder de la democracia cristiana italiana.

Las acciones del gobernador Tello

El gobernador Alejandro Tello está convencido, por lo que se ve, de que la mejor manera de enfrentar el reto está en tomar determinaciones enérgicas y firmes, con la finalidad de servir a los zacatecanos. No se detendrá y será una lección para quienes les gusta desafiarlo. Al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *