Elecciones Zacatecas 2016

CAMERINO ELEAZAR MÁRQUEZ MADRID
La sucesión en Zacatecas se ha adelantado. Sorprendentemente son los propios allegados al gobernador Miguel Alonso quienes la iniciaron con seis meses de anticipación, muestra de la decadencia que ya sufre el gobierno estatal.

La falta de gobernabilidad, de acuerdos con los sectores políticos, sociales y empresariales, la corrupción, enriquecimiento ilícito y el  endeudamiento son sólo algunos de los factores que muestran la debilidad de quien encabeza la todavía administración estatal.

Tradicionalmente el gobernante saliente pierde fuerza en el último año de su sexenio. Pero esta vez no sucedió así. Desde hace tiempo observamos la caída del mandatario y está se confirmó en días pasados con el destape de su alfil, Alejandro Tello, como aspirante a la gubernatura.
Ese adelanto generó inconformidad entre los otros aspirantes del PRI, quienes ni  tardados ni perezosos salieron a reclamar: Arturo Nahle, Pedro de León y Adolfo Bonilla. Y falta el verde, Carlos Puente.

Tal presión hubo de parte de las y los priistas. que a unas horas del destape Tello tuvo que recular y declarar que esperará los tiempos político electorales.

¿Qué nos muestra esto? Que todos ellos están peleando por dar continuidad a un gobierno que le ha quedado a deber mucho al pueblo de  Zacatecas. Quieren adueñarse de la gubernatura como un botín.
Basta mencionar algunos de los escándalos difundidos ampliamente por los medios de comunicación locales y nacionales.
Para muestra un botón. Este es el gobierno que más ha endeudado al estado, con casi 11 mil millones de pesos.
Recuerden la Casa Bellagio, en la que el mandatario invirtió 20 millones de pesos, únicamente para adecuar a la Casa de Gobierno para vivir cómodamente.
Recurso que fue muy superior a lo presupuestado para generar vivienda para la gente de escasos recursos en el estado.
Otro ejemplo de corrupción es la denuncia mediática de constructores en contra de Juan Alonso, por exigirles la entrega ya no del «diezmo», sino de hasta un 30 por ciento de «mochada» para asignarles obra pública.
El propio ex secretario general de gobierno, el priista Esaú Hernández, recientemente hizo pública la denuncia de que en el gobierno de Miguel Alonso halló visos de corrupción y que lo denunció ante Miguel Alonso. Éste no le hizo caso, por lo que decidió renunciar.
Y qué decir de las «obras públicas» que la administración estatal realiza para destruir nuestro patrimonio histórico: Plaza de Armas y Alameda Trinidad García de la Cadena; además de la remodelación en la Fenaza.
Ninguno de esos proyectos fue dado a conocer con tiempo a la población y mucho menos fue consensado o se solicitó su opinión. Eso sí, se invierte millones de pesos, de los cuales muchos quedarán en la bolsa de funcionarios corruptos.
Son obras suntuosas e innecesarias, que la gente no solicitó. En ellas se aplica recursos millonarios que bien se pudieran haber invertido en acciones de beneficio directo a la gente, como generación de empleos, arreglo de calles, construcción de carreteras, entregar becas a jóvenes o inversión de salud o educativa.
Y no olviden que en el reciente proceso electoral salió a la luz pública la campaña de Estado para beneficiar a las candidatas y candidatos del PRI a diputados federales, en un grupo de whatsApp integrado por funcionarios de primer nivel, entre ellos el director de los Servicios de Salud de Zacatecas, Raúl Estrada Day.
En este marco de irregularidades es que se da el adelanto de la sucesión y que para lograr contrarrestar, debido a la cantidad de argumentos y recursos que se utilizarán para beneficiar a aspirantes priistas, considero necesaria la unidad de las izquierdas.
El próximo año estará en juego el futuro de Zacatecas y el proyecto de hacia dónde seamos llevarlo. La única manera que veo de triunfo es la unión de las izquierdas, a fin de presentar a la ciudadanía una propuesta firme, seria y de cambio.
Este es el momento de dejar de lado los protagonismos, los beneficios personales y las diferencias, para conjuntar una alternativa que no sólo sea la de sacar al tricolor de la gubernatura, sino la de consolidar a nuestro estado, implementar un nuevo gobierno y generar un mayor bienestar para la población, en especial de los sectores más necesitados.
*Consejero Nacional del PRD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *