Juventud resiliente: Lavado de dinero

RODRIGO RODRÍGUEZ OLVERA

El pasado miércoles se publicó un boletín del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de Ámerica (algo así como la Secretaría de Hacienda de nuestro país) en donde se responsabilizaba a dos figuras públicas de actuar como testaferros (es un individuo que firma un contrato o un documento haciéndose cargo de alguna responsabilidad o asumiendo una titularidad que, en realidad, corresponde a otra persona.); Rafael Márquez Álvarez  y a Julio César Álvarez Montelongo uno un prodigio del deporte, entregado, líder, apasionado y el primer jugador en levantar el segundo título más importante del mundo futbolistico la Champions League con el oligárquico equipo español del Barcelona.  Otro es solista del género regional mexicano, batiente también de records de ventas de su música y de conciertos, probablemente dos de las figuras públicas más populares de México.

En esta ocasión sería indebido hacer un juicio de valor, dado que como seres humanos en nuestras garantías individuales o también nombrados derechos humanos, todos poseemos el principio de inocencia, y sería una opinión amarillista e irresponsable juzgar a alguien por una acusación delicada de la cual aún la parte acusada espera el proceso para presentar su defensa y que en su desarrollo es necesario un proceso de pruebas demasiado explicitas, latentes y como los puristas del proceso penal sugieren; libre de taches.

Pero ¿Qué es el lavado de dinero? Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de nuestro país se define como: El proceso a través del cual es encubierto el origen de los fondos generados mediante el ejercicio de algunas actividades ilegales (siendo las más comunes, tráfico de drogas o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, fraude, trata de personas, prostitución, extorsión, piratería, evasión fiscal y terrorismo). El objetivo de la operación, que generalmente se realiza en varios niveles, consiste en hacer que los fondos o activos obtenidos a través de actividades ilícitas aparezcan como el fruto de actividades legítimas y circulen sin problema en el sistema financiero.

Por ejemplo, se obtienen en dos días un millón de pesos de la venta de alguna sustancia ilícita, es dinero en efectivo que los coordinadores administrativos del crimen organizado no pueden usar para comprar una casa, un vehículo o depositarlo simplemente en una cuenta bancaria, esto debido a que la ley anti lavado pide a empresas donde sus volúmenes de ventas o inversión externa sean de gran cantidad que exijan un recibo de ingresos, o bien el legítimo proceder de los mismos. ¿Cómo solucionan este problema? Metiendo ese dinero en empresas que llevan al día sus registros hacendarios y que la fluidez fluctuante de efectivo no es un problema, ejemplo: Fundaciones civiles y sociales, organizaciones religiosas, rescate de empresas de servicios primarios (ganadería, minería, agricultura), gimnasios, clubs deportivos y de esparcimiento, entretenimiento para adultos,en donde si por ejemplo quieren lavar un millón de pesos el costo del lavado probablemente sea de $200,000 para el pago de impuestos y nómina de la empresa elegida y los otros $800,000 salen completamente limpios o bien, “lavados” y ahora si procede la compra de bienes muebles, la oportunidad de generar transacciones nacionales e internacionales, casinos, compañías donde otorgar créditos a personas sin solvencia no sea una dificultad y empresas accesorias.

En la presunción de inocencia es factible que los dos individuos antes mencionados fueran victimas de sus asesores financieros, ya que es utópico creer que una persona como el capitán de la selección azteca y la otra persona dando vasta cantidad de conciertos, tengan el tiempo para checar la inversión y destino de cada centavo que obtienen, para eso existen “profesionales” que su función es la óptima inversión “legal” del fruto del trabajo de sus representados.

Nos leemos el próximo viernes si Dios, adiós.

Twitter: @rodrigordzolv

E-Mail: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *