La Casa de los Perros: Un gobierno mentiroso

CLAUDIA G. VALDÉS DÍAZ

A medida que transcurre esta administración, a nadie le queda duda que el rumbo lo tienen totalmente perdido.

En esta ocasión tocó a la Secretaría de Finanzas, encabezada por Jorge Miranda Castro; a la de Administración, que supuestamente dirige Jorge Luis Pedroza Ochoa, y a la Coordinación de Comunicación Social, evidenciar que el gobernador Alejandro Tello Cristerna es un mentiroso.

Todo inició cuando Miranda Castro, en un inicio, no quiso entregar la información pública de la llamada nómina secreta del anterior gobierno que encabezó Miguel Alonso Reyes. Y sí, aunque lo nieguen, después de uno y otro recurso interpuesto por la ex diputada Soledad Luévano Cantú, ante el IZAI, el funcionario, a regañadientes, tuvo que entregar un CD con los datos, aunque lo hizo sin membrete, sin orden y con dolo, con la única intención de que la opacidad y la confusión prevalecieran sobre la transparencia.

alejandro TelloPero, no olvidemos que el IZAI, presidido por Julieta del Río Venegas, precisó que el 1 de diciembre de 2016 se hicieron 42 solicitudes a la Sefin en relación a los salarios, estímulos, bonos y compensaciones de los ex funcionarios, pero que no fue hasta el 6 de abril, cuatro meses después, cuando por fin se dignaron a cumplir.

Así, cuando la sociedad se enteró de que Alonso Reyes entregaba bonos, estímulos, compensaciones o premios a los funcionarios por su productividad, cosa que evidentemente no es ilegal, la simulación con la que se manejaron en el anterior sexenio, del que por cierto fue parte el mismo Tello Cristerna, quedó evidenciada.

Y si finalmente la entrega de estos millonarios recursos está presupuestada, lo que la sociedad zacatecana supo es que un sinnúmero de aviadores se beneficiaron del erario público. Sobre este pago a personajes que no trabajaban pero que sí cobraban, la Secretaría de la Función Pública, al cargo de Paula Rey Ortiz Medina, no ha dicho ni pío, quizás por que ella también fue premiada por su desempeño.

Cuando la cloaca se destapó, Pedroza Ochoa admitió que dichos “estímulos de productividad”, seguían entregándose en el actual gobierno diferente, y recordó que incluso hubo una ampliación presupuestal respecto a 2016, pues mientras Miguel Alonso ejerció 574 millones 391 mil pesos, ahora habría en esta jugosa bolsa, 678 millones de pesos.

En medio del escándalo, y justo el día en que la Plataforma Nacional de Transparencia entró en funcionamiento (el 5 de mayo), en cumplimiento de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, el inquilino de La Casa de los Perros, en entrevista con NTR Zacatecas, mintió al afirmar que «en su quinquenio no hay ni habrá bonos para los funcionarios de primer nivel, como los otorgados durante la administración de Miguel Alonso Reyes».

1 jorge mirandaY fue más lejos al comprometerse a que publicaría «de inmediato», las percepciones de cada uno de los integrantes de su gabinete, admitiendo con ello que la información, reiteramos, pública, seguía oculta en los cajones de los escritorios de los Jorge’s (Miranda y Pedroza).

En este mismo embrollo del gobierno diferente, el titular de Finanzas, contradiciendo el mismo día a su jefe (5 de mayo), informó que para los secretarios sí existía un “estímulo adicional” al sueldo de aproximadamente 50 mil pesos mensuales. Y peor aún, dijo que la asignación de estos bonos dependía «directamente del gobernador Alejandro Tello Cristerna».

Miranda Castro, en entrevista con LaJornadaZacatecas, aseguró que “en las próximas dos semanas se estarán publicando en Internet, los tabuladores de sueldos en los que estén incluidas todas las partidas».

Pero, pasó el tiempo y de ese compromiso gubernamental nada se supo, por ello Soledad Luévano, otra vez, interpuso ante el IZAI, el 12 de mayo, 22 procedimientos de denuncia en contra de igual número de sujetos obligados del Poder Ejecutivo (IZAI-DIOT-001/2017), el cual, según informó la propia ex diputada, derivó en medidas de apremio que finalmente dio resultados este 7 de junio.

1 soledadY para rematar, la Coordinación de Comunicación Social emitió un comunicado la noche del 7 de junio, en el que, primero, negó «categóricamente la información publicada en redes sociales, referente a los estímulos de productividad de los Servidores Públicos de Gobierno del Estado, ya que no existe ningún concepto denominado con este nombre». ¡Ups!

Pero, casi dos horas después, «corrigió» el comunicado 911 para decir que: «Sobre la información publicada en redes sociales referente a los estímulos de productividad de los Servidores Públicos de Gobierno del Estado, esta administración aclara que los estímulos otorgados a los funcionarios públicos están debidamente fundados y dentro del marco de la legalidad».

Esta es una prueba de que la Coordinación de Comunicación Social se ha convertido en una simple oficina para intentar desmentir, porque evidentemente no lo logra, a ciudadanos que con las pruebas en la mano les demuestra que no están trabajando diferente; aunque también sirve para dictar notas sobre supuestas amenazas de muerte y, de paso, promocionar espacios púbicos en Zacatecas. Lamentable.

 

 

 

Foto 08-06-17 03 34 04

Twitter: @lasnoticiasya @claudiag_valdes

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *