IEEM, al libre albedrío de sus paganos

RAÚL MANDUJANO SERRANO

IEEM, al libre albedrío de sus paganos.- De verdad que los recientes sucesos al interior del Instituto Electoral del Estado de México los coloca en una triste decadencia. Para el adalid de las profanas informativas, la expulsión de los funcionarios electorales Alma Patricia Sam Carbajal, directora jurídica; Sergio Anguiano Meléndez, titular de Partidos Políticos y Jesús George Zamora, de Organización –que eran posiciones del PAN, PT y PRD, respectivamente-, seguramente le generarán neuralgia. Y es que los directores de otros partidos, específicamente del PRI, no fueron tocados, lo que parecería que tales movimientos tienen su razón en revanchismos, más que en ajustes, aún cuando así se pretenda ver.

Pero amen de la trifulca política por posiciones, lo que está en duda es el origen de sus objetivos. ¿El IEEM está en manos de la ciudadanía o de los partidos? Primero, en vísperas del proceso electoral del 2017 por la gubernatura estatal ¿habría que considerar ir afianzando la estructura? Segundo, es tanto el botín en ese instituto político que quedar fuera ¿les arrebata no sólo empleos sino datos, recursos, información privilegiada?

En estas especulaciones, lo único claro es que la sociedad es la única que aparentemente no tiene vela en el entierro (pero debería tenerla, o para que le piden que vote?)… El órgano ciudadano descuida su razón de ser y existir y se coloca al libre albedrío de sus paganos.

Colofón: Las perturbaciones del amasijo

Mientras degusta de un back ribs término medio, acompañado con una ensalada marroquí de berenjenas y salsa chimichurri, con una jarra de clericot, el serafín de los callejones informativos entiende el alboroto en la panadería y la disputa de posiciones de sus horneros en el amasijo. Se avecinan elecciones en los azulejos y está en disputa la gobernanza estatal. ¿Quiénes son las figuras? Ulises Ramírez, Juan Carlos Núñez Armas, Juan Rodolfo Sánchez Gómez y la mismísima Mónica Fragoso, aunque habría que advertir que ninguno de ellos tiene el reconocimiento de su militancia para alcanzar tal posición, quizá Ulises…

¿De qué habla el emisario de los naufragios editoriales? Bueno, Núñez fue avasallado en la contienda interna, la de Toluca –donde aseguran unos está la fortificación panadera para dirigir al Estado-; Mónica Fragoso intentó pero fue avergonzada por el equipo de Juan Rodolfo –que tal pareciera se fortificó más para combatir a sus detractores que para la elección. Y mientras continúan los dimes y diretes, el único ganador aquí parece ser Ulises Ramírez, quien logró incorporarse como diputado federal, tiene enormes posibilidades de ser considerado en la coordinación política de la bancada azul en el congreso y más aún, es la opción electoral del amasijo para la gubernatura. Cosas del destino, unos ganan cuando otros se desgarran las medias.

Susurros: Traspié subyugar presupuesto a la UAEM

Susurran en los pasillos del edificio de Instituto Literario, que no cayó nada bien el anuncio federal para instar al legislativo a aprobar una reducción de 22.4 por ciento en los programas presupuestarios para 2016. Esta llamada “reingeniería del gasto público” afecta el presupuesto de 2016 a los recursos dirigidos a la educación superior pública. El rector de la UNAM, José Narro Robles ya había manifestado su inconformidad ante estos hechos. “hay muchos campos que son estratégicos para el desarrollo de México, el de nosotros es uno de ellos”; ahora, desde Francia, el rector de la UAEM Jorge Olvera García hace lo propio: “Bajar recursos a la educación superior, lo peor”… Y tienen razón.

La del estribo: Los “cuernos” de Chavita

Platica el señor de Iztapalapa –Y no se trata del que actúa en Semana Santa-, en buen amigo y gente de medios, Salvador “Chavita” Contreras, que acudió con el galeno a quien expresó: “Señor doctor, quiero hacerme la cirugía para no tener más hijos”. Muy bien, le cortaremos un testículo. –Al año siguiente Chavita regresó- “¡Mire señor doctor, he tenido otro hijo!”. No se preocupe, le cortaremos el otro testículo. Pero al año siguiente volvió. “¡Oiga doctor, que he tenido otro hijo! ¿Qué hacemos”! Está bien –Contestó el médico- tendremos que cortarle los cuernos… Hasta otro Sótano.

Twitter: @raulmanduj

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *