El Museo de Guadalupe y su muestra de lienzos religiosos recibirá a los reyes de España

Guadalupe, Zac.- El Museo de Guadalupe, enclavado en el centro de la cabecera municipal, es uno de los más importante de México por sus pinturas del barroco y piezas que datan de los siglos XVI al XIX, los que atrajeron a los reyes Felipe VI y Letizia.

Este recinto, que abrió sus puertas en 1939, reúne en lo que fue el tercer Colegio Apostólico de Propaganda Fide en América, un rico acervo cultural integrado por pintura, escultura, arte plumaria y libros, entre otros materiales.

Es así que, visitar la zona metropolitana Zacatecas-Guadalupe incluye obligadamente un recorrido por este majestuoso Museo, cuyos jardines y patios, así como la sala de autos antiguos, son un atractivo más.

Localizado en el centro de la cabecera municipal de Guadalupe, frente al jardín principal y a un lado de la Capilla de Nápoles (famosa por su cúpula de oro), el recinto cultural ocupa el edificio histórico de donde los frailes franciscanos partieron de Zacatecas a evangelizar el norte de México y sur de Estados Unidos.

El valor cultual de este espacio museístico no sólo está en su conjunto de obras, el edificio en sí mismo es una riqueza inigualable, recorrerlo deleita los sentidos y el espíritu, motivo por el cual al año es visitado por alrededor de 50 mil personas.

museo de guadalupeEntre sus obras se exhiben 26 lienzos que representa la vida de San Francisco de Asis; cuenta con una de las escaleras más importantes del arte virreinal de América; una de las pinacotecas más completa del norte de México con obras de reconocidos pintores de la escuela del barroco mexicano, entre otras.

Para la directora del Museo de Guadalupe, Rosa Franco, hablar de este espacio es referirse a uno de los más emblemáticos de la nación, tal es su importancia que su administración depende directamente del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En enero de 1707 se funda en el municipio de Guadalupe el Colegio de Propaganda Fide, por Fray Antonio Margil de Jesús, el tercero de estos colegios en América. El primero fue en Querétaro; y el segundo en Guatemala.

A lo largo de su historia, el colegio fue vecindad, caballería, fábrica, escuela de artes y oficios, hospicio y asilo para niños, hasta que abrió sus puertas como museo. Aunque una parte del edificio aún alberga al seminario franciscano.

En el museo se localiza una de las bibliotecas más importantes de la Propaganda Fide, que llegó a tener entre 30 mil a 40 mil títulos, todos adquiridos por los franciscanos y que datan de cuatro siglos, señala el historiador Salvador Moreno.

museo de guadalupeLamentablemente, muchos de los textos se diseminaron entre la biblioteca del colegio, la que está en el Museo Pedro Coronel, la del Noviciado del Convento y en el municipio de Tlaltenango, explica.

Lo anterior, debido a las leyes de Reforma en 1859, cuando J. Jesús González Ortega expidió la expulsión de todas las órdenes religiosas masculinas, por los que los franciscanos dejaron su acervo bibliográfico.

El mayor legado del Colegio de Propaganda Fide fue la evangelización que sus integrantes hicieron del norte de México y sur de Estados Unidos, hecho que le dio a Zacatecas el sobrenombre de la ‘evangelizadora del norte’.

Desde el 2010 este museo forma parte de la ruta histórica Camino Real de Tierra Adentro, destaca la directora Rosa Franco.

Se trata de una declaratoria que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) le dio porque ‘Zacatecas ocupa un lugar importante en esta ruta, que unía a la Ciudad de México hasta Albuquerque, Nuevo México, Estados Unidos. Es decir, ‘Zacatecas tiene lugar protagónico tanto por la evangelización del norte de México como por su importancia por la plata’.

La conservación de este inmueble y su contenido no sólo está a cargo del gobierno federal, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sino también de la sociedad, dado que un grupo de personas integraron la asociación civil ‘Amigos del Museo de Guadalupe’, quienes trabajan para obtener recursos y promover su contenido.

Desde hace 14 años, entre finales de septiembre y principios de octubre, la dirección del museo realiza un exitoso Festival Barroco, en el que lleva cabo decenas de actividades con las que promueve el arte barroco y la comida de aquella época, dirigido a personas de todas las edades.

Ubicado a unos 15 minutos de la ciudad de Zacatecas, el Museo de Guadalupe está abierto de martes a domingo, en un horario de 9:00 a 18:00 horas, con un precio de acceso de 52 pesos, con entrada libre a estudiantes, maestros y personas de la tercera edad con credencial.

LNY/Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *