Jerez… Miel y veneno a la vez

RICARDO EVODIO CABRAL VERA

No es sólo un domingo más

Eventos como el festival de la tostada, no deben ser simplemente un domingo más o llevarse a cabo nada más por cumplir, es una actividad que requiere toda la seriedad posible y una adecuada planeación, que es lo que menos se palpó durante los tres días que duró el evento y particularmente el domingo que se supone es el día principal.

Las molestias previas y posteriores de algunos productores, tienen su origen justamente en este tipo de actitudes, pues pareciera que son ellos los únicos obligados a cumplir con el rigor de cualquier norma para su participación.

Cuestiones de presupuesto

Y no faltan las especulaciones; que si Pepe Pasteles no le quiso entrar de lleno porque fue una idea de Lalo López y que este a su vez en algún momento tampoco le dio continuidad adecuadamente a los proyectos que inició Alma Ávila.

Pero en lo personal, queremos pensar que esta vez el asunto, más que por cuestiones políticas, pasa por asuntos de presupuesto; para nadie es desconocido la situación crítica que viven las finanzas del municipio y según lo ha señalado, es a causa de los continuos recortes presupuestales.

Aunque el dinero es indispensable para este tipo de eventos, no lo es todo, a veces hay que mostrar un poco de voluntad, de por lo menos estar ahí, alentando con su presencia como autoridad, a quienes en realidad son los que ponen el esfuerzo mayoritario, los dureros y tostaderos jerezanos.

Poca difusión

Curiosamente, tratándose de un gobierno que trabaja la invasión a redes sociales, esta vez la difusión fue mínima, por la mañana del domingo, algunas personas comentaban que buscaron el programa o mínimo alguna publicación de los horarios para los eventos del día y no tenían éxito.

La publicidad en lo general fue bastante limitada y el resultado del evento (que tampoco fue un fracaso como algunos otros lo quieren ver), se basó principalmente en la información de boca en boca e incluso en la fama que comienza a adquirir el peculiar evento que de alguna manera, se sabe de antemano, está programado cada año para el primer fin de semana del mes de agosto.

Improvisado sale mejor?

Evidentemente no todas las improvisaciones son negativas; se vio mal por ejemplo que ya arrancado el programa estuvieran colocando las lonas de identidad para el evento, en el templete de la Plaza Tacuba, pero también se vieron bien los conductores del evento, improvisando juegos teniendo como único material una bolsa de globos y algunos refrescos o botellas con agua y en ese caso también improvisaban patrocinadores, a través de los mismos productores que regalaban paquetes de duros y tostadas para premiar a los ganadores y por momentos hasta se peleaban -en buena lid-, por patrocinar el siguiente concurso.

Cuentas Alegres

Y ahora a quienes le entraron al juego de las cuentas alegres fueron las autoridades de Turismo, que hablan de una presencia de 25 mil personas, situación que no desmentiremos pues son ellos los que tienen los mecanismos para establecer tal estimación.

Sin embargo si es importante precisar que 25 mil personas concentradas en un mismo sitio, paralizarían por completo cualquier lugar, de las dimensiones de Jerez y, sin embargo, la circulación vehicular se desarrollaba de manera normal por las calles del centro, lentas y con aglomeraciones, como cualquier domingo y con las mismas dificultades para encontrar estacionamiento.

Ciertamente había muchas más personas que un fin de semana habitual, pero para que la Plaza Tacuba recibiera 25 mil personas, tenía que llenarse y vaciando cada 12 minutos y saturado al tope, lo que nunca ocurrió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *