De fiesta, decisiones y corazones partidos

LA SEÑORA DE BERCHTESGADEN

De Fiesta

Pues nada, les cuento que ando muy contenta luego de asistir a la fiesta de cumpleaños de Pedro de León Mojarro, el flamante, que digo flamante, flamantísimo coordinador de delegaciones de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Luego de recibir la llamada de Marcos Ibarra, sí, el brazo derecho de Pedrito, como le decimos de cariño quienes lo conocemos bien, pues me alisté y, tacones altos y peinado de moda, cual debe de ser, me dirigí al Salón Plazuela, del Hotel Don Miguel, sí, ahí donde trabaja de dueño Pedro Inguanzo, el secretario de Turismo del Gobierno de Zacatecas.

Pues yo tan perfumada llegué y resultó que no era una fiesta como las que acostumbro, nada que ver. Para empezar, las cervezas eran llevadas y traídas por una decena de meseros que se congregaron en el lugar. Después, sirvieron tacos de bistek, chicharrón y, obvio, Asado de Boda. De entrada hubo quesos y tunas. Bien zacatecanos pues.

Ya ubicada en mi mesa, me tocó ver a 27 presidentes municipales, revueltos priistas y perredistas: Ahí andaban pues los alcaldes de Loreto, Villa Hidalgo, González Ortega, Noria de Ángeles, Genaro Codina, Ojocaliente, Vetagrande, Pánuco y Villa de Cos.

También el de Cañitas de Felipe Pescador, Juan Aldama, Sombrerete, Valparaíso, Huanusco, Juchipila, Apozol, Joaquín Amaro, Monte Escobedo. Río Grande, Nochistlán, Calera de Víctor Rosales, Morelos, Nieves, Sain Alto, Guadalupe y Trancoso.

De hecho, Eleuterio Ramos Leal, el mandamás en Valparaíso, quien llegó presumiendo su camioneta blindada, se discutió con una hora de tamborazo. Bueno, eso dijeron en el sonido oficial. ¡Qué espléndido!

En la mesa principal se sentaron desde Constantino Castañeda, jefe de jefes en Río Grande, hasta Juan Pablo Castañeda, el de Sombrerete, pasando por Juan Carlos Lozano, dirigente del PRI; la diputada Claudia Anaya, y el recién desempacado de Orlando, Florida, el secretario de Educación, Marco Vinicio Flores, quien llegó con su esposa, que dice, es diputada.

Bueno, también me tocó saludar al rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Armando Silva Cháirez, y claro, al secretario de Administración, Le Roy Barragán.

En medio, junto al festejado, como todo un potentado, creyéndose más que el jefe del Tercer Reich, estaba José Bonilla Robles. Ancho como él solo. Dueño de la situación. Dando espaldarazos. Retando.

El miedo no anda en burro

En este tipo de reuniones no faltan los chismes, los rumores y los llevas y traes. Por eso me enteré que los presidentes estaban ahí movidos más por el temor de quedar fuera del presupuesto, que por darle un abrazo sincero al del cumple.

Y es que después de lo sucedido en Chicago, en donde la reunión del Comité de Validación y Atención a Migrantes (Covam) tuvo que ser suspendida porque no llegaron los recursos aprobados desde febrero del Programa 3×1, por cierto, algo nunca visto, no tuvieron de otra que atender el llamado del cuñado de Zacatecas, para departir en esta bonita reunión.

Pero el alma les volvió al cuerpo a los alcaldes cuando escucharon, del ronco pecho del cumpleañero, que para los presidentes municipales asistentes habría un “jugoso presupuesto”. Así, ni la “quemada” de haber asistido al “destape” de Pedro de León les dolió.

Nuevo discurso

Lo que sí se dejó ver claramente en este evento político –yo nunca había ido a una fiesta de cumpleaños en donde los invitados y el mismo festejado dieran speech sobre los beneficios de las reformas estructurales–, es que el nuevo discurso de este gobierno priista será hablar en futuro, es decir, si hoy no ven obras, si no traen dinero en la bolsa, si no llenan el tanque de gasolina, si les cortaron la luz no se preocupen, “pronto” se verá reflejado el cambio radical que este gobierno dejará en sus vidas. Bueno, si no han muerto antes.

Priistas al ataque

Con estos destapes tan anticipados, que solo traen consigo que Hitler se entere de cosas que no debe, y que el jefe del Tercer Reich se distraiga de sus deberes, debo confesar que sí ando nerviosa por la reunión que hoy los delegados del Consejo Político Estatal del PRI sostendrán, para decidir el método para renovar la dirigencia tricolor.

Una cosa es cierta, la cúpula alonsista va resuelta a definir al nuevo líder priísta que enfrentará la elección federal del 2015 y la del 2016. Y luego de que Pedro de León alabara el trabajo de Juan Carlos Lozano, quien “ha ganado tres elecciones”, cosa que nadie ha conseguido nunca, el paquete no parece ser menor. Como tampoco lo son las ambiciones.

Al pasear por el Jardín de la Cancillería del Reich me enteré que el próximo líder del tricolor en Zacatecas, que debe ser ungido antes del informe del gobernador Miguel Alonso Reyes, será un hombre, o una mujer, alonsista por convicción e incondicional al mil por ciento. Esto quiere decir que, otra vez, el priismo tradicional se quedará de lado.

Igualmente, deberá jurar obedecer a ciegas y seguir inflando lo que queda de Alejandro Tello, o impulsar al cuñado recién destapado que ya hoy aparece como el Plan B. Hay que tomar en cuenta que el cambio de caballo a medio río es una medida de mucho riesgo en la política. Con Pedro de León ya de lleno en la contienda, el jefe del Tercer Reich nos hacer ver que cambió de parecer en lo que a su delfín Alejandro Tello se refiere, a quien abandona ante la imposibilidad de crecer en la presencia ciudadana. Dicen que las ínfulas de grandeza de la esposa le colmaron la paciencia a más de uno. Ya se presentaba como “la primera dama” de Zacatecas. Vaya…

Así, la lucha por la dirigencia del PRI se ha complicado de más. En el camino quedó José Ma. González, alias Chema, quien fue vetado por su pasado reciente en el PRD y su larga lista de corruptelas que, tarde o temprano, le harán ver su suerte. También la diputada federal Judit Guerrero fue hecha a un lado que por haber ayudado a Ricardo Monreal en 1998. Cuando quieren tener memoria, la tienen.

Judit Guerrero parecía ser una carta de primera. Es una mujer con temple, trabajadora, disciplinada, enérgica, y que sabe el teje y maneje de las redes electorales en Zacatecas. Pero los rencores pasados pesaron más.

A la recta final llegan dos caballos: Felipe Ramírez y Fito Bonilla. Ambos alonsistas respaldados por el ala más conservadora dentro del PRI. Habrá que ver.

Viene de regreso

Por lo pronto, la desaparecida delegada del CEN, Alejandra del Moral, quien al parecer ya curó su corazón herido por una decepción amorosa que le causó la aparición en el camino de una guapa veinteañera originaria de Piedras Negras, ha llegado a Zacatecas. Estará presente en la reunión del Consejo Político Estatal e intentará hacer caminar las cosas a su favor, lo que por cierto no logró en Nayarit.

Por principio, ya entendió lo que un amor imposible –el segundo en su lista—le puede dejar, y dicen que prometió olvidarse de ese mal trance y, ahora sí, dedicarse a “transformar a México” con harta enjundia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *