Reportando desde Miami

LA SEÑORA DE BERCHTESGADEN

Escándalo

El escándalo desatado por los boletines de la oficina de Comunicación Social del Gobierno del Estado, que cuentan algunas mentirillas piadosas y ocultan verdades conocidas, otra vez afectaron mi tranquilidad aria.

Y es que ahora también hicieron enojar a mi amigo, el jefe del Tercer Reich, que paseaba feliz en el Mandarin Oriental Miami, asoleándose de lo lindo.

Digo paseaba no porque ya haya regresado, sino porque los dimes y diretes lo obligaron a hacer una pausa para llamar a J. Guadalupe Soto Landeros. Y tan molesto estaba que no pidió explicaciones y menos esas que dicen: «Fue un error, no se previó, no se midió, no se actuó de mala fe”. Cita cortesía de mis compañeros de lucha de NTR.

Así, cobijado en un ambiente de estilo art deco y lujo oriental, se produjo el cese inmediato, aunque momentáneo, y es que Miguel Rivera salió en defensa del coordinador y le salvó la cabeza que varios vieron rodar por Ciudad Administrativa. A eso yo le llamo tener buenos amigos.

Por lo pronto, mientras el jefe disfruta de sus vacaciones en uno de los mejores y más suntuosos hoteles de la ciudad, de Miami, Soto Landeros se salvó de pasar a formar parte de la lista de los coordinadores de Comunicación Social despedidos, que no es corta por cierto.

Por presumido

Yo no salí de vacaciones, me tocó quedarme a cuidar el Führerbunker y lidiar con los líos en los que me mete Benjamín Medrano Quezada, a quien ahora denunciado en la Procuraduría General de Justicia, por andar de presumido, le comienzan a salir los videos –nuevos y viejos– de sus andares.

El último es aquel en el que «la voz del pueblo» le mandata que se lance como gobernador. Háganme el favor.

Bueno, ya me despido, prometo volver. Eso sí, sin bajarme de mis tacones.

@laevabraundezac
[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *