PRD mantiene su defensa de los hidrocarburos

CAMERINO MÁRQUEZ MADRID
 
El Senado de la República se encuentra discutiendo en estos momentos las leyes secundarias de la Reforma Energética. Pero contrario a lo que se esperaba, en las comisiones unidas no se lograron los acuerdos ni las reservar que el Partido de la Revolución Democrática exigimos para defender nuestros hidrocarburos, entre ellos el petróleo.
Ante esa actitud avasallante que el PRI, PAN y el PVEM intentaron imponer, este martes los senadores perredistas se vieron obligados a abandonar el debate energético para llevar y presentar en el pleno, el próximo jueves, su análisis y discusión.
Claro, el momento fue aprovechado por los legisladores de las Comisiones Unidas de Energía y Estudios Legislativos Primera para aprobar por unanimidad el primero y segundo dictámenes, contraviniendo todos los derechos y beneficios del pueblo mexicano.
Sin embargo, los perredistas no moveremos nuestra posición de que se debe proteger el patrimonio de las y los mexicanos y por ningún motivo permitiremos que éste sea entregado a las manos de la iniciativa privada y extranjera.
Continuamos y continuaremos exigiendo que se lleve a cabo la consulta popular, para que sea la ciudadanía la que decida qué se debe hacer con los hidrocarburos mexicanos.
Nuestra petición se respalda en el Artículo Constitucional 35, sobre la Ley de la Consulta Popular, que permite la aplicación de esta figura y exige la presentación de 2 millones de firmas para que se consulte a la población.
Estamos por alcanzar esa meta, de tal forma que en los comicios federales del 2015, que tendrán lugar el 1 de junio, no sólo se desarrollen las elecciones intermedias, sino la tan anhelada consulta popular en materia energética.
Pero mientras eso sucede, los integrantes del Sol Azteca mantendremos nuestra posición inamovible sobre las leyes secundarias de la Reforma Energética, que, consideramos, lejos de beneficiarnos como país nos perjudica, porque son un atraco a la Nación y por ello presentamos varias reservas que no fueron admitidas en comisiones, por lo que el grupo parlamentario perredista abandonó la sesión.
Sin embargo, el jueves, cuando se abra un periodo extraordinario de sesiones, presentaremos en el pleno nuestras propuestas y reservas para su discusión. Sabemos que el mayoriteo estará de nueva cuenta presente, pero no dejaremos que nos venzan ni que se dé el debate a modo que buscan.
Luego, las leyes secundarias pasarán a la Cámara de Diputados, instalada ya en sesión permanente en espera de recibir este viernes las leyes secundarias, donde de nueva cuenta, estoy seguro, habrá otro intenso debate, porque lo que está en juego es nuestro futuro y los intereses millonarios de un pequeño grupo en el poder.
Las leyes secundarias casi en su totalidad son sumamente dañinas y muestra de ello, por ejemplo, son los cambios propuestos por el PAN para solicitar al gobierno federal que elimine el subsidio generalizado en las tarifas de luz y lo sustituya por subsidios focalizados, según lo establece en el artículo 139.
Y qué decir del despojo de tierras a favor de las empresas transnacionales que promueve la propuesta de leyes secundarias. Así es, la Ley de Hidrocarburos contempla la figura de “servidumbre legal”, lo que trastocará el régimen de propiedad social.
La propuesta del ejecutivo no contempla que las comunidades y ejidos puedan participar a través de la renta petrolera y de contratos de asociación para obtener una parte sustancial de la ganancia que se tenga con la expropiación de hidrocarburos; al contrario, sugiere sólo el pago del 1 por ciento de la utilidad y para las empresas será el 99, restante.
También contempla la llamada ocupación temporal de las tierras, lo que se refiere a que éstas podrán ser explotadas por las empresas por tiempos definidos, lo que a su vez significa que las dejará inservibles debido al daño en los recursos naturales que dejarán.
Las leyes secundarias son tan contradictorias con la realidad de nuestra nación, que la Alianza Mexicana contra el Fracking alertó sobre sus implicaciones negativas y aseguró que “el paquete legislativo fragmenta y debilita la política ambiental aplicable en los proyectos de explotación de hidrocarburos”.
Otra alerta de esa asociación se refiere a la posibilidad que el ejecutivo federal tendrá que decidir en negociación con las empresas el régimen fiscal aplicable a cada contrato, lo que deja abierta ventajas fiscales para le explotación.
Por lo anterior, pide que el Poder Legislativo muestre su compromiso con la población mexicana y ponga freno a las prácticas que pretenden imponer y se permita la participación social amplia en la discusión de las leyes secundarias.
Por esos motivos, es que el PRD se mantendrá en su postura de la defensa del petróleo y exigirá la realización en el 2015 de la consulta nacional en materia energética.
*Representante del PRD ante el INE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *