La UAZ, el rector y los adelantados

GERARDO DE ÁVILA

Corriendo el riesgo de que nadie, pero nadie nos lea (que no sería la primera vez), vamos con algunas consideraciones que se han venido presentando en la UAZ en los últimos días. La institución sigue caminando sobre terrenos complicados y la actual administración no tiene claridad sobre encontrar una salida viable.
Hay que decirlo.

La falta de oficio político del rector Armando Silva Cháirez, el desconocimiento de lo que ocurre al interior de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y los poco eficaces consejos de sus asesores, llevan a la institución al abismo financiero. Tristemente esa es la realidad de nuestra alma mater.

Amén de otras grillas

Más allá de posiciones antagónicas, incluso, de visiones catastrofistas y de un discurso oficial que no corresponde a la realidad, la solución al problema financiero de la universidad se ve lejana. La agenda pública acusa que no hay idea de cómo encontrar una salida definitiva al conflicto.

La deuda actual está desbordada.

Ahora bien, en descargo, la nobleza de la institución es tal, que hace hasta lo imposible por transitar y entregarle a la sociedad a profesionistas capaces, sin embargo, hay una cosa que no quiere entender la administración de Silva: La UAZ puede entrar en una parálisis si no se actúa con seriedad y conocimiento.

Las cosas por su nombre.

Ayudemos a la universidad

Nadie en su cabales, le apuesta a que a nuestra universidad le vaya mal, por el contrario, hay una preocupación entre los universitarios para el rector se asuma como un verdadero líder en la solución que afronta la institución, aunque parece que la situación financiera lo tiene atrapado.

Da un paso pa´ adelante y 15 para atrás.

Tenemos noticias, que transita ya un documento de un grupo de universitarios hacia al interior de la UAZ y el Gobierno del Estado, donde se plantean una serie de estrategias para solucionar el tema financiero y comenzar, en cierta forma, la construcción de la nueva universidad pública que requiere Zacatecas.

Habrá que conocerlo.

Hasta aquí, lo que podemos observar es que los problemas financieros persisten y no se ve en el horizonte inmediato una salida favorable para la Universidad, vemos también a un rector desgastado, debilitado y con pocas relaciones en el centro del país para lograr una condonación y/o reestructuración de la deuda.

Ni cómo defender lo indefendible.

Desde luego, la posible solución a la crisis financiera universitaria no es sencilla y tampoco se dará de un día para otro, pero no se vale, en engañar a la sociedad de que todo va bien. La gravedad de la crisis en la UAZ se encuentra en un parte más delgada y a punto de reventar, aunque salvable.

Cuidado. Mucho cuidado.

Los adelantados…

No hay duda que la UAZ ha sido y es generosa con muchos universitarios hasta en la adversidad. Tan así, que ya se habla al interior de la sucesión y falta poco más de dos años para que Armando Silva Cháirez entregue la estafeta. ¿Por qué será? ¿Tan así es la urgencia de adelantar los tiempos?

A qué los universitarios.

Por lo pronto, desde ahora grávese los nombres de Antonio Guzmán Fernández y Pepe Francisco Román Gutiérrez, quienes sin decirlo, se les ve ya con algún activismo político en la universidad. El primero acaba de entregar la Secretaría General del SPAUAZ; el segundo, fallidamente fue candidato a rector.

Y los que faltan.

En resumen, mientras la UAZ y su rector Silva Cháirez no encuentran la salida al problema financiero, en otros frentes, ya se habla de la sucesión universitaria, cuando faltan un par de años para la elección es en la entrañable alma mater.

¡Qué tal eh! Con los adelantados

Los que vienen serán días cruciales para el presente y futuro de la UAZ. Si el actual rector no haya la salida, por lo menos, debería darse tiempo para leer y releer ese documento de 20 puntos que ya circula al interior de la universidad y en el mismo gobierno del Estado, donde se plantean algunas soluciones.

Algo encontrará de utilidad.

Para el anecdotario:

1) Hasta eso, la clase política dominante ha dejado descansar a la sociedad con declaraciones inútiles. Lo más trascendente ha sido en estos días de reflexión y recogimiento la denuncia penal que se presentó contra el suigéneris alcalde de Fresnillo, Benjamín Medrano Quezada, por enriquecimiento ilícito y sabe cuántas cosas más. Al final, no pasará nada, pero la exhibida ahí está.

* Más de lo mismo.

(*) Periodista.
[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *