Jerez… Miel y Veneno a la vez

RICARDO EVODIO CABRAL VERA

Alentado, reconocido y solapado

Alentado por políticos como Otilio Rivera, Artemio Ultreras, Leobardo Soto o Ismael Solís (y otros que puedan faltarme); reconocido por Alma Ávila que para mantenerlo calmado le dio una designación y un papel al que pretende dar vigencia vitalicia, y sobre todo solapado por Eduardo López, que lo sostuvo tres años sin hacer absolutamente nada, pero tranquilo, Ramiro Cabral Acevedo asume un supuesto liderazgo que dista mucho de auténticos líderes que en la historia de Jerez han llevado a cabo acciones verdaderamente trascendentes; aunque se parezca mucho, no es lo mismo grillar que abanderar causas y mucho menos colgarse del mérito de otros y cacaraquearlo como propio.

Con tal de mantenerse vigente, Cabral Acevedo (aclaro que no existe ningún parentesco) es capaz de introducirse en todos los asuntos que puedan representar grilla política, ostentándose como líder de las organizaciones sociales y cuando se le pregunta cuáles, es capaz de dar una larga lista y hasta mostrar actas constitutivas de todas ellas, pero en la realidad se le ve siempre solo.

Como líder… es un gran carpintero
En lo personal lo conocí hace años como un buen carpintero, que casi siempre tenía mucho trabajo en su taller y también tenía fama de cumplido, además de la calidad de sus productos, el ropero que me vendió a 15 años de distancia, representa muy poco desgaste se ve casi nuevo.

Cuando el trabajo se reducía, era capaz de diseñar sus propios muebles, fabricarlos y ponerlos a la venta, creo que de manera exitosa, pues luego abrió incluso un negocio exclusivamente para comercializar sus productos y frecuentemente renovaba la mercancía.

Pero dice que se cansó, no de la sierra, el cepillo y el martillo, sino de ver tanta injusticia y decidió dedicarse a “ayudar” a toda esa gente oprimida por los gobiernos –algunos no todos–, por ejemplo en dos administraciones parece que se acabaron las necesidades de la población, que casualmente resurgieron en la actual.

Presión mediática

Según él la culpa es de los medios de comunicación, que reconozco, también el hemos alentado involuntariamente, lo hemos convertido no sólo en un líder social sino en líder de opinión, aunque en ocasiones lo que comente no tenga sentido y según dice “yo estoy bien tranquilo en mi casa o aquí en el cafecito (Hotel Jardín) y muchos de ustedes me llaman o me buscan para decirme que cuando hago algo que estamos muy calmados, que hace falta noticia”

¿Otra vez Ramiro?

Lo cierto es que el desgate natural que van dando los años, reduce la capacidad física de cualquiera, aunque Ramiro a diferencia de otros líderes, es capaz de poner el ejemplo de cómo velar una movilización y mientras otros prefieren administrar el esfuerzo físico e ir a descansar toda la noche y regresar por la mañana, dicen quienes le han visto, que él pasa la mayor parte de la noche en guardia, cuando así se necesita.

Pero la resistencia va siendo cada vez más complicada que años atrás, hoy sus eventos son de menor duración y casi siempre se accede a la negociación inmediata, como ocurrió en el caso de las hormiguitas que apenas le dio para una noche.

La credibilidad social es algo que por otro lado va a la baja y cuando hay un nuevo motivo de manifestarse, no falta quien le reconozca el valor, porque eso sí, también ha demostrado no tener miedo prácticamente a nada o casi a nada, pero por otro lado hay también personas que dicen en tono de hartazgo ¿otra vez Ramiro? ¿Y ahora qué quiere?

El retorno al serrucho

Quizá el gobierno pastelista de Jerez ya se dio cuenta que se asustaron con el petate del muerto y que frecuentemente son rehenes de “un guerrero sin armas ni ejército” (me acordé del cantante italiano Umberto Tozzi).

Y no es de dudarse que en el mismo tenor se encuentren quienes alientan y se dice que hasta patrocinan sus grillas, que ven en él una estrategia desgastada, una jugada muy vista o una carta muy jugada que pronto será necesario renovar, pues cada vez son menos exitosas sus maniobras, que siguen generando nota periodística, pero hasta ahí.

Al presidente municipal en realidad apenas si le han movido un poco el tapete y en la acción de resistencia civil más relevante que fue la que emprendió un bloque de regidores en el mes de mayo y de la que Ramiro se colgó, en realidad sólo trajo desgaste y al final los únicos afectados fueron los ciudadanos,

Bien pudiera pues pensarse y sería bueno, el pronto retorno del aspirante a líder a sus actividades productivas, ahí donde genera desarrollo y empleos, con lo que sería verdaderamente útil a la sociedad a la que dice servir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *