Habemus Pacto

Pedro de León MojarroPEDRO DE LEÓN MOJARRO*

Como lo hemos afirmado, desde 1997 elección en la que perdió el PRI la mayoría del congreso, se acabaron los carros completos.

Hoy, todos somos gobierno y todos somos oposición, por lo mismo todo tenemos responsabilidad, ya sea haciendo gobierno o criticando, constructivamente agregaría yo, desde la oposición. No solo las tres fuerzas principales salieron bien libradas, también los partidos chicos lograron su parte, incluidas las candidaturas independientes que por primeras vez aparecieron en Zacatecas y que nos demostraron que los partidos no son imprescindibles. Solo en espera de la decisión final de Baja California el escenario político nacional da de sobra para que los actores se sienten a continuar con los acuerdos del pacto.

No obstante que hubo para todos, la primera enseñanza que deja esta elección es que hay mucho por corregir y perfeccionar en materia electoral, lo que confirma como ya lo dijo el Presidente Peña  “Las elecciones de ayer, confirman la fortaleza y vigencia de nuestra democracia, pero también dejan en claro que hay espacios de oportunidad para perfeccionarlas mejorando nuestro marco normativo e institucional”. Es inminente la necesidad de una reforma política pensada antes que en los intereses partidarios, en el interés nacional para darnos de una vez por todas una estructura confiable, equitativa y segura, que acabe con los vicios que las mismas imperfecciones han generado.

Es importante destacar que para bien o para mal según la óptica desde la que se vea, el Gobierno de la República, de eso doy constancia personal, fue escrupuloso en evitar cualquier intervención en alguno de los 14 procesos, como lo dice Pablo Hiriart “difícilmente encontraremos un gobierno en la historia del país que se haya amarrado las manos de tal manera en unas elecciones, como lo hizo la administración actual para no incidir en los resultados de los comicios”.

Otra de las lecciones que nos deja el proceso electoral es el llamado de atención de los abstencionistas, cercano al 60%; esta realidad no debe soslayarse porque es incuestionable que alguna inconformidad subyace; la veda electoral que prácticamente anulo la actividad de los programas públicos en las 15 entidades federativas donde hubo elecciones, indudablemente fue un logro de la oposición, sin embargo no podemos descartar que fue en perjuicio de los programas de gobierno y su impacto en la población.

 Estas, entre otras, son algunas enseñanzas que nos deja el proceso electoral pasado, el PRI autoritario, el del carro completo, con excepciones, ahora en el gobierno de Enrique Peña Nieto no apareció. Para fortuna de todos eso nos dice que nuestro incipiente, tortuoso y tal vez inequitativo proceso por lograr la democracia, aunque lento pero va avanzando.

Ahora les corresponde a los que fueron elegidos en las urnas, ya sean Diputados, Regidores, Síndicos o Presidentes Municipales, acabar con la crítica generalizada de la población, cuya frase es recurrente “nomas les damos el voto y no se vuelven a parar”; “votamos por ellos y luego no cumplen”. Evidentemente es responsabilidad de los funcionarios y legisladores electos cumplir con sus compromisos; pero también es nuestra obligación de quienes los elegimos, hacerles ver, si es necesario a diario, que no les dimos un cheque en blanco para que lo gasten como quieran, deben entender de la urgencia de dar resultados, de cumplir con los compromisos y que es necesario consultar y hacer partícipes a los ciudadanos de las decisiones de los nuevos gobiernos o como lo demostró el proceso actual nos atendremos a las consecuencias. Cada vez más los electores entienden el valor de su voto, es otra de las enseñanzas de este proceso electoral.

Por eso digo disfrutar la victoria sí, pero sobre todo asumir la responsabilidad y entender que en la coyuntura actual de México y en el mundo cada día es más difícil el ejercicio de gobierno; por lo mismo se requiere de una verdadera alianza con los representados para hacer realidad los compromisos, las esperanzas y los sueños de los electores.

Y si ustedes no tienen inconveniente lectora, lector queridos nos leemos el próximo jueves.

P.D.1. A pesar de los sinsabores que deja la elección, por lo mismo se vuelven más obligados los acuerdos dentro del pacto. Ojalá con actores adicionales.

P.D.2. Las candidaturas independientes a partir de esta elección se convierten en referente obligado. Ojala que más allá de Zacatecas se generalicen en todo el país y sirvan de contra peso a los excesos y abusos que se dan con la “potestad de la ley” en todos los partidos.

Correo: [email protected]

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

*Coordinador de Delegaciones de la Sedesol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *