Encuentro nacional sobre no discriminación

En días pasados organicé exitosamente el primer Encuentro Nacional Parlamentario de Comisiones que atienden el tema de la ‘No Discriminación’. Al foro asistieron diputados locales de varias legislaturas, y la  comisión especial sobre la ‘No Discriminación’. Del foro surgió un acuerdo signado por todos los asistentes del cual derivan los siguientes pronunciamientos:
I. Iniciar acciones legislativas inmediatas con la finalidad de fortalecer el marco jurídico federal y local, que tenga en el centro de la reforma la protección de la dignidad humana, por sobre cualquier otro interés.
II. Promover una política pública integral en la que todos los poderes públicos coadyuven a la prevención y paulatina eliminación de la discriminación.
III. Designar en el presupuesto federal y en los estatales, recursos económicos suficientes que garanticen el cumplimiento de las metas de los organismos promotores de la ‘No Discriminación’ y el desarrollo de políticas públicas transversales.
IV. Involucrar a las organizaciones de la sociedad civil en la planeación, ejecución y evaluación de las políticas públicas de la federación, de las Entidades y del Distrito Federal.
V. Concertar con las y los empresarios vinculados con actividades económicas relacionadas con la ‘No Discriminación’ a promover una cultura de la no discriminación entre sus empleados y en la atención a sus clientes.
Reflexionamos sobre los avances y las innumerables necesidades para lograr la equidad, así como de los retrocesos que realizan algunos gobiernos donde ya se habían logrado metas importantes; así como el daño que le hacen a las instituciones y a los ciudadanos que ya habían dado pasos importantes en esta materia.
Por ejemplo, les comento sobre el Modelo de Equidad de género, que es una estrategia que proporciona una herramienta dirigida para que las instituciones públicas y los organismos sociales asuman el compromiso de revisar sus políticas y prácticas internas, para re-organizar y definir mecanismos que incorporen una perspectiva de género e instrumenten acciones afirmativas y/o a favor del personal, que conduzcan -a corto y mediano plazo- al establecimiento de condiciones equitativas para mujeres y hombres en sus espacios de trabajo.
Este modelo tan eficaz y probado con buenos resultados en varios países, está congelado por gobiernos faltos de visión, por intereses que devienen en el desarrollo de la igualdad como tema fundamental para el desarrollo de los individuos. En cambio se han encargado en acosar laboralmente a personas que han sido factor importante para el desarrollo de este tipo de acciones; Y ni hablar de los espacios perdidos en los espacios de primer nivel de las administraciones, o el apoyo a las madres jefas de familia que hasta ahora han quedado en demagogia.
Otro caso es el de los adultos mayores, donde los gobiernos violan flagrantemente una de las premisas de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores que dice: Eres una persona útil y capaz de tener vida plena e independiente. Con el cuento de que es tiempo de “descansar” por cuestiones de edad, también se siente el acoso laboral en diferentes dependencias gubernamentales, solo con la intención de contratar personal por compromisos de campaña, o por su físico, sin que importe la experiencia o el compromiso que se ha forjado con el pasar de los años, y así como así, como si fueran desechables, se trata de “convencerlos” para aceptar un “retiro voluntario” ante no poder despedirlos directamente por que se cuenta con derechos laborales y/o sindicales.
Hay que recordarles a estas autoridades que los adultos mayores tienen derecho al trabajo. Trabajo. Igualdad de oportunidades o de otras opciones que te permitan un ingreso propio y desempeñarte en forma productiva tanto tiempo como lo desees, además de protección de las disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de otros ordenamientos de carácter laboral. Es lo que dice la Ley.
Un panorama similar tienen las personas con discapacidad que a diario se ven con la dificultad de enfrentar a demás de sus problemas, complicaciones de gobiernos faltos de sensibilidad y criterio.
Gobiernos donde se les  ofrecen puestos solo para cubrir los requisitos de Ley sin brindar las herramientas necesarias para realizar su trabajo dignamente, como lo es la simple facilitación para entrar a sus lugares de trabajo, además de la falta de infraestructura para moverse dentro la oficina de alguna dependencia.
Son lamentables verdaderamente estos hechos, desde la Cámara de Diputados a diario doy la lucha para que ya no se pierdan más espacios ganados, para ya no retroceder en algo que tanto ha costado.
¿Cuál es el rumbo de estas administraciones, del Estado Mexicano, si en los hechos en lugar de avanzar se retrocede?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *