El saqueo de nuestros recursos naturales

Alguna vez comenté que no había mucha diferencia entre el saqueo que se hiciera a nuestros minerales en la época de la colonia y las empresas mineras que en la actualidad siguen explotando nuestro territorio, reflexionando he deducido que me equivoque, en la colonia se explotaba nuestro oro y nuestra plata y la minería se convirtió en el eje de la economía, el oro y la plata eran usados para hacer monedas y joyas que aún circulan por nuestro territorio, si bien la mayoría se fue a territorios colonizadores una parte se quedó en México.
Y qué decir de la infinidad de lujosos palacios y espléndidos templos, los primorosos muebles y tantas otras manifestaciones de prosperidad como las enormes haciendas ganaderas y agrícolas que aun existen en nuestras hermosas ciudades coloniales.
Ahora en cambio, la explotación continua pero no solo no hay beneficios para nuestra nación sino que son muchos los daños ambientales y humanos que la codicia extranjera y la irresponsabilidad política de quien debe velar por las riquezas naturales del país causan a nuestro territorio.
De acuerdo con el IV Informe de Gobierno del Presidente Calderón, en el período enero-junio de 2010, las concesiones mineras abarcaron 2.7 millones de hectáreas. Esa es una superficie muy superior a las 1.27 millones de hectáreas sembradas en la entidad y, por supuesto, mayor a los 851,152 hectáreas cosechadas. En Zacatecas el 35.7 del territorio esta concesionado a la minería.
En los datos más recientes del PIB por entidades, las cifras de 2009, mientras que el PIB nacional sumó 11.3 billones de pesos, el PIB de Zacatecas fue de 100 mil 535.7 millones de pesos, apenas 0.9% del PIB nacional.
El problema está en que ni siquiera en la minería se observa una participación sustancial. Mientras que el PIB nacional de la minería, que incluye la extracción de petróleo, en 2009 sumó 905 mil 336.0 millones de pesos, el PIB de la minería zacatecana fue de 14 mil 378.7 millones de pesos, apenas 1.6% del PIB del sector a nivel nacional.
Sólo para poner en perspectiva lo que está sucediendo en el país, hay que señalar que la pérdida de participación de la plata de Zacatecas en el total nacional cayó, a pesar de que la producción en la entidad creció de 1 mil 345 toneladas en 2004, a 2 mil 28 toneladas en 2010,  un aumento de 50.8% acumulado en seis años; y es que la producción nacional en el mismo período creció 71.6%, en 2 mil 569 toneladas en 2004, a 3 mil 236 toneladas en 2010.
A pesar de la importancia que tiene la minería en México, no hay una contribución justa. En comparación con el trato recaudatorio que se le impone al petróleo, el cobro por derechos diferentes a este apenas representa 4.8% de la recaudación por ese concepto.  En comparación con los ingresos tributarios, el cobro de derechos diferentes a los petroleros apenas contribuyó con 2.5%
Así, nos encontramos con que la minería abarca amplias extensiones del territorio de entidades como Zacatecas, pero ahí, como en el resto del país, su aportación al desarrollo económico y a las finanzas públicas es mínima.
Empresas como Peñoles, que recién inauguró Minera Saucito, la nueva unidad de Fresnillo PLC en Fresnillo, se han beneficiado mucho de esta actividad, que es tan rentable que ahora ha generado una fuerte avalancha de inversiones canadienses que no pueden contaminar en su país como lo hacen en México.
Para sopesar todo este escenario se necesita que los diputados federales nos comprometamos mas con el tema que es de mucha importancia, ya que no hemos sabido o querido legislar al respecto y las empresas extranjeras a falta de una legislación con el tema no hacen lo suficiente.
Y en este sentido, presente una iniciativa para que se adicione un derecho extraordinario con un monto similar al derecho ordinario, que se distribuirá entre los municipios con mayor producción minera y menor desarrollo humano. De tal modo, se tratará de subsanar el negativo impacto ambiental y las afectaciones sociales de estas comunidades, así como los graves daños a la salud de las personas. Sin duda seguiré en la lucha por legislar este tema para que Zacatecas se vea beneficiado a cambio de todos los recursos minerales que ofrece al mundo.
Zacatecas es un estado muy rico, pero se requiere que quienes obtienen cuantiosos beneficios de él, contribuyan en mayor medida al desarrollo y más ahora que los precios de los metales se encuentran al alza.
Facebook.com/claudia.anayamota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *