Lo que Ricardo Monreal quiso decir

Fiel a su estilo, polémico por naturaleza, odiado y amado como pocos, con conciencia social desde que era un cuadro distinguido del PRI, perverso cuando se ha requerido, propositivo en momentos coyunturales; sin duda, el alumno más avanzado del lópezobradorismo, Ricardo Monreal estuvo el martes en Zacatecas en un evento académico. Comentó un libro, declaró a la prensa, polemizó y se fue. 

 En las próximas líneas, de manera somera, trataremos de interpretar lo que quiso decir el senador Monreal a propósito de tres frases –con implícito mensaje– que, en lo personal, me llamaron la atención: 
a) “vengo en son de paz”;
b) “voy por el Distrito Federal, pero si no gano, me retiro de la política”; y,
c) “la izquierda en Zacatecas recuperará al poder”. 
Hemos comentado en otras ocasiones que el político fresnillense –igual que Amalia García– es hiperactivo, no puede estar quieto ni alejado de los reflectores y no nos equivocamos. ¿Y el respeto al sexenio ajeno? 
Continuamos. El ex gobernador –ahora entusiasta militante del PT– estuvo aquí para comentar el libro: ¿Cambio de régimen o retórica política? Reflexiones sobre las elecciones de 2010 en Zacatecas. Habló de todo, arremetió contra quien se le puso enfrente y, de paso, lanzó algunas amenazas. 
¿Cambio de régimen o retórica política? Reflexiones sobre las elecciones de 2010 en Zacatecas, constituye un esfuerzo editorial de un sólido y prestigiado grupo de académicos e investigadores de la Universidad Autónoma de Zacatecas, a propósito del pasado proceso electoral. 
Indudablemente, se trata de un documento valioso en donde sus autores revelan con exactitud lo que ocurrió en la elección. Entre otras interrogantes, responden al porqué ganó Miguel Alonso Reyes y cómo estuvo que perdió Antonio Mejía Haro. 
Nuestro reconocimiento por este esfuerzo editorial a Rubén Ibarra Escobedo, Rubén Ibarra Reyes, Arturo Burciaga Campos, Sergio Espinoza Proa, Juan José Macías, Antonio Reyes Cordero y Víctor de la Fuente Limón. Por cierto, es un proyecto independiente. Y vienen otros proyectos editoriales, entre otros, uno que tiene que ver con Joaquín Cosío, quien personificó al “Cochiloco” en la película El Infierno. Nada menos que sobre poesía. 
Lo que quiso decir Ricardo Monreal 
La primera frase que utilizó el ex mandatario (1998-2004) fue a pregunta expresa de un grupo de lúcidos y esforzados compañeros reporteros y periodistas que cubrieron el evento de presentación del libro antes mencionado: 
a) “Vengo en son de paz”. 
Lo que quiso decir el polémico senador petista Ricardo Monreal es que sigue tan presente como nunca en Zacatecas, que continuará opinando del anterior, del actual y futuros gobiernos; que armar polémica es lo de él y, por supuesto, que quiere guerra no paz como lo señaló, es decir, exactamente todo lo contrario. 
b) “Voy por el Distrito Federal, pero sino gano, me retiro de la política” 
Lo que quiso decir sobre este punto, es que será el candidato de una parte de la izquierda, que es el alfil de López Obrador (PT-PC), no así del PRD. Difícilmente ganará el DF si no van unidos y, ante un escenario de derrota, de todas formas continuará en la política. Es difícil creer que se retirará. 
c) “La izquierda en Zacatecas volverá al poder”. 
Lo que quiso decir el senador Monreal, es que es que en el 2012, buscarán como izquierdas, al menos en Zacatecas, derrotar al PRI para, en el 2013, ir preparando el camino hacia el 2016. Difícil reto pero no imposible. Y, por supuesto, que aprovecharán cualquier desacierto del gobierno para colocar a su grupo otra vez en Palacio de Gobierno. 
Evidentemente, las frases que lanzó quien gobernó Zacatecas de 1998 a 2004, son para la interpretación de la propia sociedad, muy en especial, para la clase política que seguramente se pronunciará en su momento. 
El PRD se derrotó a sí mismo 
Y para rematar e irse tranquilo a la ciudad de los imecas –el DF pues–, el político de Fresnillo, no desaprovechó la oportunidad para recordarle al “perredé” en Zacatecas –lo que queda–, que este instituto político se derrotó a sí mismo.  
Efectivamente, ésto lo digo yo: el PRD se aplicó el harakiri desde meses antes a la elección, por soberbia, prepotencia y orgullo que los llevó directamente a una humillación el 4 de julio pasado, además de haber designado al candidato equivocado. 
Lo que no dijo el senador del PT, es que él (Ricardo) también fue factor para que la derrota amarilla se consumara, mandando como candidato a su hermano David Monreal Ávila. Es decir, vino la ruptura de las izquierdas en Zacatecas y por ende la derrota electoral. Al menos, la clase política así lo interpretó y sino que se lo pregunten a la ciudadana de a pie, Amalia García, la señora de los amparos. 
De momento, no vamos a profundizar en la participación formal que tuvo el político petista, eso quedará para ulteriores análisis. Por cierto, esperaba más contundencia en la intervención del maestro Uriel Márquez Valerio, me parece, que se perdió en el tiempo y olvidó que ya gobierna el PRI nuevamente. 
Aun así, las reflexiones de Márquez Valerio, uno de los más connotados priístas fueron importantes para los equilibrios en este tipo de eventos. 
Para el anecdotario: 
1) Para bien o para mal, pero el nada simpático secretario de Hacienda y Crédito Público Ernesto Cordero y además el candidato del presidente Felipe Calderón, le sigue apostando a una contundente derrota electoral. Sus conceptos han alcanzado una celebridad inusitada. Se gastan inmerecidamente ríos de tinta y toneladas de papel glosándolas –“el salario mínimo ha recuperado su poder adquisitivo”, “con un sueldo de seis mil pesos al mes se alcanza para todo”– al estilo foxista –“nomás comes y te vas”–. ¿Será estrategia deliberada para perder? Conociendo a los panistas, es muy probable que sí.  
Por cierto, otro panista, el Secretario de Educación Pública (SEP) Alonso Lujambio ya empezó su campaña a través de un grupo de seguidores. Con esto, empieza el “golpeteo” en el PAN. En una primera impresión, se desprende, que al estar “flaca la caballada”, es momento de que salgan todos los que quieren, a ver cuál se posiciona mejor. Por su puesto, las declinaciones vendrán después. 
2) Sigue sin estar muy claro aún el enfrentamiento del lunes pasado entre el Ejército y un grupo de policías municipales de Guadalupe, quienes supuestamente protegían a los “malos”, a decir del abogado del Estado, el polémico Arturo Nahle. Nada se ha comprobado aún. 
Sólo se conoce que el caso fue atraído por la PGR, que hubo dos policías heridos de gravedad, que los elementos ya no quieren salir a trabajar ante el temor de ser baleados otra vez por el Ejército y que el jefe del Ejecutivo Miguel Alonso Reyes ha reconocido que hace falta limpiar las policías municipales. La situación se agrava.
A lo anterior hay que agregar la renuncia masiva de todos los policías municipales de Pinos y peor aún, que un delincuente aprehendido en un enfrentamiento en Florencia de Benito Juárez acusó al gobierno del estado de Zacatecas de ser su proveedor de armas.  
3) Quienes están reconsiderando su posición ante el presidente Felipe Calderón Hinojosa son los priistas de todo el país por las declaraciones que éste hizo ante un grupo de estudiantes de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos. 
No les hizo maldita la gracia que el presidente se haya dirigido con cierto desdén hacia los gobiernos del PRI. No hay que olvidar, que el jefe del Ejecutivo Federal los llamó gobiernos autocráticos. De inmediato, los presidenciables Enrique Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones alzaron la voz. No hay por qué preocuparse, todo se debe encuadrar en el proceso rumbo al 2012. Las descalificaciones apenas inician. 
4) Indudablemente Eruviel Ávila se perfila para ganar la gubernatura del Estado de México en la elección del 3 de julio. Al menos hasta hace unas horas mantenía un 52.2 por ciento en las preferencias electorales, 32 puntos porcentuales por encima de su competidor más cercano: Alejandro Encinas, que apenas si llega a un 20.2 por ciento.
El panista Luis Felipe Bravo Mena con todo y su examen antidoping se desfondó. Peña Nieto se enfila definitivamente para ganar la presidencia en 2012 y, aunque usted no lo crea, por lo forma en que se ha manejado el caso Hank Rhon, quien más ha contribuido a que se configure este escenario es el propio Felipe Calderón. 
5) El periodista mexicano Jorge Ramos, con muchos años trabajando en los Estados Unidos tiene razón: “Político que aspire a la presidencia de la República en 2012 y no sepa twittear, simplemente está fuera de la contienda”. El prestigiado abogado Miguel Carbonell nos lo recordó aquí en Zacatecas en la presentación de su libro: Twitter comentado por la periodista Patricia Mercado Sánchez y el buen amigo Francisco Esparza Acevedo. 
Es mi opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *