Lluvias llevan un mes de retraso, campesinos preocupados

Agencia MVT
Acambay, México, 1 de Junio.- Campesinos de la zona indígenas otomí y mazahua sufren ya las consecuencias de la falta de lluvias; algunos animales mueren de sed y la siembra de maíz se seca, los bordos y jagüeyes están vacíos por la falta de recarga.

El campesino Martín López Trejo, del pueblo del Rosal, municipio de Jilotepec, perdió cinco borregas porque no tenían agua que beber.
Los campesinos Tomás Jiménez de Jesús y Bernardino Castro, de los municipios de Aculco y Acambay, respectivamente, explicaron que las comunidades están preocupadas por la falta de lluvias y temen que si no cae pronto el agua, las siembras se perderán.
«En algunas partes el maíz ya parece cebolla, de seco; la tierra está agrietada y los bordos vacíos», manifestaron.
Recordaron que a principios del mes de mayo empiezan las fuertes lluvias, pero ya pasaron 30 días y nada. «Vemos nubes pero no cae ni una gota».
Algunos labriegos entrevistados en el municipio de Acambay mostraron que el suelo se agrieta por la falta de agua. «Mire aquí teníamos que sembrar maíz y no se pudo», dijeron.
Establecieron que la presa La Huapango, que abastece de riego a miles de hectáreas de los municipios de Jiquipilco y Aculco, incluso de municipios del estado de Querétaro simplemente está vacía.
«Está a medias y se debe llenar con las lluvias, porque si no sería riesgoso quedarse sin agua», dijeron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *