Calderón, una pesada herencia y las puntadas de Cordero…

El calendario político sigue corriendo y la sucesión de 2012 comienza a calentarse todavía más. Aún cuando falta tiempo para las definiciones políticas formales, hay actores que se han adelantado a los tiempos. En esta entrega, me referiré únicamente a lo que se percibe en el Partido Acción Nacional.
¿Quién será el candidato del PAN a la presidencia de la República? ¿Ernesto Cordero, Santiago Creel o Josefina Vázquez Mota? ¿Estarán dispuestos a defender los insensatos despropósitos del gobierno calderonista? ¿Quién quedará para contabilizar los muertos de esta incalificable guerra contra el narcotráfico? ¿Acaso Javier Lozano explicará dónde quedó el millón de empleos al año prometido por Calderón?
A éstas y otras interrogantes tendrá que responder quien aspire a suceder a Felipe Calderón. Sea quien sea el abanderado, cargará la pesada herencia que éste deja.
Por lo pronto, Ernesto Cordero, Santiago Creel, Josefina Vázquez Mota, Alonso Lujambio, Emilio González y Javier Lozano Alarcón, han levantado la mano para buscar la candidatura a la primera magistratura del país.
El orden en que los he enunciado no significa que sea el de preferencia en que se encuentran posicionados, aunque Cordero aparentemente se ha puesto a la cabeza, por un remedo del fenómeno “cargada” que se ha producido, a la vieja usanza del PRI, para desagrado de los otros, pero todavía no está dicha la última palabra, “este juego no termina hasta que se acaba”.
De hecho, Manuel Espino Barrientos, ex presidente nacional del PAN –ahora expulsado de este instituto– se ha encargado de “balconear” a Felipe Calderón y con justa razón ha advertido las enormes dificultades que implica ser considerado como el candidato oficial.
Aún así, todo parece indicar que la definición de Calderón, desde ahora, parece inclinarse hacia el secretario Cordero. Por supuesto, habrá que esperar para ver cómo reacciona la militancia panista, que hasta el momento no se ha expresado, se la ha pasado viendo y analizando los acontecimientos.
Los dados están demasiado cargados. Difícilmente vendrá la reversa, salvo que ocurran acontecimientos extraordinarios que nunca hay que descartar.
La carrera ha comenzado…
Sin embargo, aunque falta tiempo para la nominación definitiva, el todavía secretario de Hacienda, aparentemente, se ha puesto al frente de las preferencias. Hasta el polémico y controvertido “Jefe” Diego ya se pronunció a su favor.
Es un hecho que también Washington se mantiene a la expectativa. Evidentemente, desde ahora, el gobierno de Obama tiene un precandidato favorito en cada partido. Gane quien gane, de cualquier forma los gringos no pierden, así son de versátiles y dialécticos.
Los panistas han actuado al más viejo y puro estilo priísta, que no les queda, se ven grotescos, nomás no han aprendido, no se aprecia unidad en torno a ningún candidato. Evidentemente los otros presidenciables han externado su molestar en forma evidente.
En resumidas cuentas, las aguas en el PAN andan muy broncas. La “caballada” de Felipe Calderón está muy flaca. La cargada que se observa y comienza a mover a los grupos del poder que están a la expectativa por saber quién será el abanderado del partido gobernante.
Las puntadas del secretario Cordero
Y mientras el secretario Cordero –aparentemente– encabeza las preferencias entre los panistas, en menos de dos meses se ha aventado un par grotescas puntadas que no son dignas de alguien que aspira a ser presidente de México.
a) Apenas en febrero, el titular de la Hacienda señaló que una familia mexicana, con seis mil pesos, puede tener un crédito para vivienda, obtener un automóvil nuevo y todavía le alcanza hasta para pagar las colegiaturas de los hijos.
b) El pasado martes, el propio aspirante a suceder a Felipe, dijo en San Luis Potosí que en México ya no hay pobres, aunque luego tuvo que recular señalando que aunque México no es pobre, la pobreza es un tema que se debe atender.
Así  las cosas, la relación estrecha que hay entre el presidente Calderón  y el titular de Hacienda, Ernesto Cordero, han hecho pensar a los analistas políticos y al propio gabinete que ya tenemos candidato oficial.
Sin embargo, Alonso Lujambio, Javier Lozano y Santiago Creel, sostienen que aún hay nada para nadie y que “la cargada” no va con el PAN, por lo que, no le dan crédito y han desestimado a aquellas voces que se han manifestado en favor del Secretario de Hacienda.
De tal suerte pues, que el poderoso funcionario tendrá que modificar el discurso en los días venideros; aunque es difícil: sus declaraciones no son más que indicadoras de la percepción que tienen los panistas de nuestro país. Muchos así son: perversos, no ingenuos.
Toda proporción guardada, Cordero y otro panista de tristes recuerdos, Vicente Fox, tienen algo en común: La habilidad para ocurrencias, puntadas y declaraciones, que siempre son desafortunadas. Aun así, el segundo llegó a Los Pinos. Cordero muy difícilmente lo va a lograr.
Para el anecdotario:
1) El gobernante Miguel Alonso Reyes seguramente saldrá bien librado, remontará y tomará las mejores decisiones en relación con las diferencias políticas que tiene con la oposición, pero tendrá que tomarlo con calma. Es un error que un gobernante pierda el aplomo ante los problemas o las grillas. A algunos de sus colaboradores más inmediatos les han fallado los reflejos para salirle al quite.
Me parece que, romper con los “acuerdos políticos” en este momento, si es que los hay, no es lo más conveniente para mantener la gobernabilidad. Ahí viene el 2012, ¿cuánto pueden durar unidos PAN, PRD, PCy PT? No creo que mucho. Es una alianza sostenida con alfileres. Los panistas pronto se zafarán y lo mismo harán los partidos de la autodenominada “izquierda”.
2) Circula ya entre la dirigencia del PRI una encuesta sobre la percepción que hay de la sociedad en torno al gobierno de Miguel Alonso Reyes. De acuerdo con la información que se ha filtrado, la calificación bajó de manera importante. El equipo de asesores y operadores políticos del gobernador deben actuar rápido. En otras palabras la ciudadanía no ha estado de acuerdo con algunas acciones de la actual administración.
La encuesta la realizó Consulta Mitofsky en donde también se evalúa el trabajo del gabinete, de los principales presidentes municipales, en especial, de los municipios más importantes. Me parece, que el alcalde de extracción perredista Rafael Flores Mendoza el es mejor evaluado con un 7. Los ediles de Zacatecas y Fresnillo habrían salido reprobados.
3) Muy interesante y digna de análisis, resultó la Encuesta Nacional sobre la Percepción de Seguridad Ciudadana en México, realizada también por Consulta Mitofsky y por México Unido Contra la Delincuencia, publicada en El Universal hace un par de días: el 58% de la sociedad cree que el crimen organizado va ganando la lucha al gobierno de Calderón. 
Dicha encuesta, entre otras cosas, reveló que en un solo año aumentó de 30 a 58 por ciento el número de personas que considera que el crimen organizado va ganando la guerra contra la inseguridad. Nos preguntamos: en Zacatecas ¿cómo andarán las cosas? Muy probablemente muy similares. El procurador Nahle tiene la palabra. 
Es mi opinión.
(*) Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *