Cada cigarro contiene 4 mil sustancias tóxicas, advierte IMSS

Agencia MVT

Toluca, México, 30 de Mayo.- Fumar ocasiona enfermedades como cáncer de pulmón, de boca, de esófago hasta de vejiga; bronquitis crónica, enfisema pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, aterosclerosis, infarto del miocardio, gastritis, úlceras sépticas, caries, dientes amarillos y mal aliento.

En el embarazo puede provocar un parto prematuro, bebés de bajo peso y con enfermedad de la membrana hialiana, por mencionar algunas.
Por ello, este 31 de mayo se celebra a nivel mundial el Día Sin Tabaco.
Especialistas en Neumología de Adultos adscritos a la Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social explicaron que cada cigarro contiene aproximadamente cuatro mil sustancias tóxicas que tienen contacto directo con nuestro organismo; entre ellas se encuentran la nicotina, alquitrán, cadmio, pireno, amoniaco, acetona, cianamida, talio, monóxido de carbono, arsénico, entre otras.
El decidir dejar de fumar es un gran paso en la vida del fumador, beneficia su salud y la de quienes lo rodean, ya que estos últimos se convierten en fumadores pasivos, pues con el simple hecho de inhalar el humo también tienen contacto con las sustancias antes mencionadas y se ven proclives a contraer alguna de sus enfermedades, por ello la importancia de evitar fumar en espacios cerrados y en los que se encuentren niños y adultos mayores.
Existen diversas formas y tratamientos para dejar de fumar que prometen cierta eficacia, sin embargo, lo principal para llevarlo a cabo es que el fumador esté consciente y decidido a dejar de hacerlo, además de que necesita el apoyo de la familia y círculo de amigos, ya que cuando se encuentra en niveles avanzados, más que una enfermedad, el tabaquismo es una adicción.
Lo principal es deshacerse de todos los cigarros y ceniceros que se tengan en casa, el automóvil y el lugar de trabajo, así como no permitir que otros fumen en la casa para evitar la ansiedad. El apoyo moral de la familia y amigos representa un gran paso, sin embargo el apoyo médico y psicológico son decisivos para tratar la enfermedad.
Una de las mejores terapias para dejar el hábito de fumar es mantenerse ocupado y realizar actividades como salir a caminar, practicar deporte, platicar con personas, leer, o hacer alguna tarea que requiera de su atención y reduzca la tensión emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *