Sello autoritario e intolerante, relevo en subprocuraduría

“El relevo del subprocurador de Justicia Francisco Javier Martínez Gallo, da muestra de la marcada política de desinformación que se opera en el estado y en la Procuraduría General de Justicia (PGJE) encabezada por Arturo Nahle García, toda vez que da muestra de un gobierno marcado por un sello autoritario e intolerante que no permite el disenso”, señaló Jorge Eduardo Hiriartt Estrada, presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CDE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Indicó que los cambios al interior de la PGJE en la entidad, obedecen a una maniobra para acallar a funcionarios que en el ejercicio de sus funciones, intentaron transparentar la información de cara a la ciudadanía, en un tema sensible como lo es la seguridad pública, “es lamentable que en materia informativa en este tema, se trate de confundir a los zacatecanos, desinformarlos y ocultar un fenómeno que rebasa a las autoridades estatales”.
El líder perredista indicó que esto luego del hallazgo en el paraje México Nuevo, en el municipio de Fresnillo, en que Martínez Gallo confirmó que los restos localizados en 15 tambos correspondían a humanos, de inmediato se operó el desmentido oficial, en que a través del vocero gubernamental se maquilló la información y el propio procurador Nahle García, dieron muestra de la absoluta incapacidad en sus funciones para transparentar dicho hallazgo y encabezar las correspondientes indagatorias.
Hiriartt Estrada estimó que el procurador de justicia, así como el propio ejecutivo estatal, sostienen un doble discurso, toda vez que de manera reiterada se criticó a la pasada administración estatal aduciendo el ocultamiento de información en torno a la seguridad, mientras que su compromiso fue con la transparencia de la información en esta materia.
“Pero en los hechos no sólo desvirtúan la realidad de la misma, sino que apartan de sus funciones a todos servidores públicos con trayectoria que no se alinean de manera vertical y omnímoda a un régimen arcaico y autoritario al más puro estilo del PRI”.
Señaló que el cambio de estafeta a Juan Manuel Loera López, como subprocurador, representa los signos de descomposición de la PGJE a escasos seis meses en su ejercicio, ya que el incremento exponencial del fenómeno delincuencial en la entidad es a todas luces inocultable, así como la inexperiencia y escasos resultados en materia de procuración de justicia y seguridad.
Finalmente, puntualizó que con la designación de Loera López, se da muestra que la inclusión en el gabinete estatal en espacios claves para el desarrollo del estado, se pondera la docilidad y falta de autonomía en los perfiles que en este caso, estará supeditadas a la figura del procurador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *