Noche redonda para los amantes de "La Flaca"

Faltaban 20 minutos para las nueve cuando desde la fila para entrar a Plaza de Armas se unía al unísono para pedir a Jarabe de Palo, a quien afanosamente esperaban.
Desde el primer momento en que Pau Donés pisó el escenario, los gritos y aplausos no se hicieron esperar, y es que este concierto era el más esperado por los jóvenes, así que la banda fue recibida con la euforia que caracteriza al público zacatecano.
“No es lo mismo ver el concierto desde el hotel, que estar parado en el escenario con ustedes” dijo el líder de la banda, al referirse a que tuvo oportunidad de ver el concierto de Air Supply desde el hotel donde se hospedaba, pero ahora que está frente al público, está dispuesto a dar lo mejor de sí.
La primera canción que se colocó en el gusto del público, que corearon y cantaron de principio a fin, fue “Depende”, nombre que le dieron a su segundo material discográfico en 1998, a la que en su portal oficial de Internet, lo llaman como el hermano de La Flaca, la primera hija de la agrupación.
El público, aunque algo serio, se dejaba llevar por las ejecuciones musicales de los integrantes de la banda, del carisma que imprimía a las canciones, María Roch, bajista de la banda; de los solos de guitarra construidos por Jordi Busquets, quién mostraba un exuberante atuendo.
“Ustedes nos hacen la vida agradable a nosotros”, comentaba el líder agradeciendo la presencia de tanta gente, que si bien, dejaron algunos espacios vacíos en las gradas, respondieron en todo momento, cantando, moviendo las manos de un lado a otro, o simplemente, grabando y capturando con sus cámaras y celulares cada canción, incluso aquellas que presenciaban el concierto en los balcones de sus habitaciones en que se hospedan.
Como lo había anunciado en la conferencia de prensa previa a su presentación, tocarían los temas que la gente ha llevado al éxito y de igual manera interpretando canciones de su nuevo disco ¿Y ahora qué hacemos?, y aunque Donés decía “parece que lo vinimos a presentar”, fue cantado por sus más fieles seguidores.
Temas como “La quiero a morir”, que en el disco cuenta con la participación de Alejandro Sanz, e “Hice mal algunas cosas”, grabación en que Joaquín Sabina colaboró; fueron presentados por la banda española, a lo que el público hizo saber su aceptación mediante aplausos.
El cantante se paseaba de un ladro a otro del escenario, mostrando su peculiar baile, alzando las manos, cubierto con esa gorra negra que lo caracteriza, volteaba al suelo y observaba en la lista de su repertorio, la siguiente canción a interpretar, e invitaba al público a cantar con la frase “¿La hacemos juntos señores?”.
Entre las canciones que más hicieron saltar a los presentes destacaron “Soy bicho” y “Bonito” que se obtuvo que la gente además de brincar, la coreara en su totalidad.
Y mostró ser una de las canciones con más aceptación en el público; pero sin dejar de lado el romanticismo, interpretaron un tema escrito desde hace ya 20 años, pero que recientemente fue grabada, lleva por nombre “Frío”, y junto al tema “Agua”, fueron de esos temas que estremeció al público, dejándose llevar por los exquisitos sonidos del pedal steel, instrumento ejecutado por un guitarrista de la banda.
Pero sin duda alguna el temas más esperado de la noche era “La flaca”, con la que el público enloqueció, y no hubo una sola persona que no la cantar, saltara, o moviera las manos, y fue en medio de esta canción que Donés presentó a las personas que conformaban la banda, y cada música al ser mencionado ejecutaba un solo magistral de su instrumento.
La majestuosidad iluminada de la Catedral, la estructura del escenario, la calidad del sonido, el juego de luces, las voces del público, la emotividad de los músicos, la energía de Pau Donés, y la noche en general, hicieron de este concierto un evento memorable.
Con el tema “Grita”, Jarabe de Palo se despidió del respetable, agradeciendo a los organizadores de esta edición del Festival Cultural, por haberlos invitado, por llevar a cabo este tipo de eventos, que en su país difícilmente es posible presenciar, así que la banda se despidió, con la esperanza de volver una vez más y cuantas sean posibles a esta hermosa ciudad.
Por José María Rodríguez Rosales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *