Lozano, obligado a renunciar tras autodestape: PRD

Una vez autodestapado como candidato del PAN a la presidencia de República, Javier Lozano Alarcón tiene la obligación de renunciar a su cargo y dejarle su lugar a alguien que en realidad le interese la problemática que aqueja a los millones de trabajadores de nuestro país, sostienen desde la Secretaría de Planeación y Proyectos Especiales del PRD.
Vía comunicado, señalan que gran favor le haría al país el que dice ser secretario de Trabajo si a partir de mañana se dedica de lleno a sus aspiraciones personales, pues el saldo que ha dejado hasta este momento es una tasa de desempleo abierto de 2.9 por ciento, equivalente a un millón 300 mil personas desempleadas, y 3.7 millones más que no tienen un pago determinado o fijo, de acuerdo a las cifras más recientes del INEGI.
Sin embargo, creemos, se puede leer, que el “gallo” panista no puede ser alguien que tuvo como máxima prioridad desde su llegada al gabinete presidencial sacar adelante una reforma laboral y fracasó en el intento, tanto que Felipe Calderón tuvo que inclinarse por impulsar un documento vergonzante redactado por el PRI, que al igual que la propuesta panista busca avasallar los derechos de los trabajadores frente al proteccionismo laboral, y que por cuestiones electoreras ha sido enviada a la congeladora legislativa.
No podría ser aspirante a la silla presidencial en 2012 quien durante más de cuatro años se ha dedicado a mantener salarios de hambre, informalidad laboral y subempleo para millones de mexicanos, y ha enviado a la calle a miles de sindicalizados por medio de medidas regresivas y entreguistas, como con las que se despojó de su fuente de trabajo a los miembros de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro.
Para el PRD ese “gallo” ya entra desplumado a la contienda, y a pesar de sus intentos por agradar a su jefe con la presentación de una contrarreforma laboral que condena a los trabajadores a mayor opresión e injusticias por parte de sus patrones, estamos seguros que Felipe Calderón se inclinará por alguien que haya sido capaz de sacar adelante las reformas estructurales y otros compromisos adquiridos durante su campaña presidencial, o peor aún, por alguien con una vocación reaccionaria similar a la suya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *