Calidad y versatilidad de Raphael se imponen en Plaza de Armas

La Plaza de Armas se rindió anoche ante el Divo de Linares, quien tras mostrar su versatilidad al ir de un género a otro, conquistó sin problema alguno a los miles de asistentes a este, que desde el arranque del Festival Cultural Zacatecas 2011 ha sido el espectáculo que mejor sabor de boca ha dejado al exigente público zacatecano.
Raphael, sin grandes poses, salió al escenario e inició su magistral actuación sorprendiendo a los presentes al comenzar cantando a capela Cerca de ti, solo acompañado con un armónica.
Los aplausos no se hicieron esperar y sin dar pausa alguna a las emociones de un público maduro que desde las 16.00 horas empezó a llenar el principal escenario de este magno evento cultural, Raphael dio un recorrido por su amplio repertorio conocido por su entregado público que no paró de corear sus canciones.
Con saco blanco, negro, en mangas de camisa y bajo un cielo primaveral lleno de estrellas, Raphael, se presentó ayer en la Plaza de Armas ante más de seis mil personas que corearon sus canciones e hicieron temblar a los asistentes que extasiados y de pie aplaudieron sin cesar.
A las 20:40 horas, el multifacético cantante español de 65 años, apareció enfundado en un impecable traje negro, y abrió la velada ante sus miles de seguidores que no dejaban de admirar su potente voz, que ha desafiado el paso de los años: Así entonó éxitos como Mi gran noche, Digan lo que digan, que prendieron al público que coreó las melodías.
Acto seguido se detuvo para saludar al público zacatecano: Amigos zacatecanos y zacatecanas es un placer estar aquí para entregarles todo mi amor y contemplar esta maravillosa ciudad de que cada día está más hermosa. Cantaré para ustedes canciones de mis más recientes producciones y también canciones históricas a las que yo llamo Joyas de la Corona.
Posterior a esto, y con un cambio de vestuario cantó varios tangos mismos que combinó con un soberbio baile y un aire resuelto que de inmediato lo convirtió en amo del escenario.
Tangos como Nostalgia, Caminito y El día que me quieras, el cual cantó acompañado de una grabación de Carlos Gardel, que se escuchó a través de una radio de los años 30, y con ello reavivó la euforia del público que le brindó de pie un largo y caluroso aplauso.
Maravilloso corazón fue la canción que hizo que el público asistente se le entregara ondeando sus brazos y aplaudiendo en una total algarabía colectiva. Más tarde enfundado en un saco blanco Raphael se remontó a la época de los boleros e inició con Tres palabras, para continuar con Adoro del maestro Armando Manzanero, con la que puso a cantar a la concurrencia. Siguió Usted y Encadenados.
El final del concierto se acercaba y otra sorpresa llegó cuando El divo de Linares añadió a su atuendo un sombrero norteño y con música de mariachi cantó Grítenme piedras del campo de Cuco Sánchez, para continuar con dos éxitos de José Alfredo Jiménez: Ella y Que te vaya Bonito.
El cierre de la velada llegó, y Raphael con una apariencia fresca y desenvuelta, cerró el concierto con los éxitos Yo soy aquel y Como yo te amo. La gente lo despidió de pie y con fuertes aplausos luego de más de dos horas de revivir recuerdos de la mano del andaluz.
En el concierto estuvieron presentes el gobernador Miguel Alonso Reyes, el alcalde capitalino, Arnoldo Rodríguez, y el director del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), Gustavo Salinas Iñiguez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *