IMSS: Aumentan casos de gastroenteritis en primavera

Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, consumir alimentos preparados higiénicamente, hervir o clorar el agua que se toma, lavar y desinfectar frutas y verduras, y recortarse y limpiarse bien las uñas para evitar que se acumulen bacterias o microorganismos, son medidas básicas que deben adoptarse en esta temporada de calor a fin de evitar problemas de gastroenteritis, que van desde inflamación en el estómago e intestino, hasta fiebre tifoidea y cólera.
De acuerdo a la información estadística institucional, durante el año 2010, la delegación del IMSS registró casi 30 mil casos de este padecimiento, de los cuales, el 7.90 por ciento correspondieron a niños menores de un año, 17.90 por ciento en el grupo de uno a 4 y 9.90 por ciento en el de 5 a 9 años y el 10.20 por ciento fueron casos de pacientes mayores de 60 años.
Carlos Fernando Gómez Rodríguez, coordinador delegacional de Salud Pública en la delegación del IMSS en Zacatecas, señaló que principalmente se debe tener extremo cuidado en el consumo de mariscos y pescados, procurando hacerlo en lugares confiables y verificando que estén frescos y en buen estado, ya que con el calor es frecuente que este tipo de alimentos se descompongan, causando problemas gastrointestinales como los mencionados.
Dijo que ingerir pescado crudo incrementa el riesgo de una infección gastrointestinal, por lo que es preferible consumirlo frito o cocido. En el caso de los mariscos, explicó que contienen toxinas que son termoestables, o sea que no “se mueren ni con calor ni con frío”, por lo que hay que cerciorarse de que estén frescos. El ostión es el más peligroso porque es muy fácil de que se descomponga y sus toxinas son muy agresivas.
Gómez Rodríguez explicó que la gastroenteritis es una inflamación de la membrana interna del intestino provocada por muchas variedades de virus, bacterias y microorganismos que se propagan rápidamente y contaminan el agua y los alimentos. Las bacterias que más comúnmente causan gastroenteritis son los géneros de salmonella, escerichia, shigella y campylobacter.
La pérdida de apetito y las náuseas, seguidas de diarrea abundante, son los primeros síntomas. Poco después se producen accesos de vómito, espasmos abdominales, fiebre y extrema debilidad. La combinación de estos puede ser tan grave que incluso incapacita al afectado y le produce deshidratación, shock y colapso, casos en los que requerirá hospitalización.
Cuando estos malestares se prolongan por más de 36 horas o hay evacuación con sangre y moco es preciso acudir a su unidad médica para que su médico familiar determine el tratamiento necesario para contrarrestar la infección con antibióticos, así como los cuidados que el paciente requiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *