Falta de higiene pueden ocasionar mal aliento: IMSS

La halitosis o mal aliento es un problema que afecta a gran parte de la población, condición que es incómoda y desagradable la cual se deriva de problemas múltiples, por lo que en ocasiones no sólo se requiere de un adecuado aseo bucal y la atención del odontólogo sino de exámenes médicos que determinen la posible existencia de afecciones del riñón o hepáticas.
De ahí la importancia de aprovechar los beneficios y acciones del programa PrevenIMSS, acudiendo periódicamente al dentista. Además se recomienda aplicar un cepillado correcto de las encías y dentadura, es decir, de forma circular, para evitar la caries producida por residuos de alimentos que al no ser expulsados con la limpieza, llegan a estados de descomposición y producen el mal aliento.
Especialistas de la coordinación delegacional de Estomatología hicieron un llamado a la población para que acuda al médico periódicamente como medida preventiva y así evitar padecimientos graves.
Consideraron que el mal aliento puede ser pasajero, crónico o permanente, dependiendo del origen o la causa, y que generalmente quienes lo padecen no se dan cuenta, lo que en un momento dado les ocasiona hasta rechazo social afectando la autoestima de quien lo padece.
Señalaron que aunque son muchas las causas del mal aliento, la mayoría de las veces es bucal y se debe principalmente a la proliferación de bacterias como las Peptostreptococcus, Eubacterium, Selenomonas, entre otras; que en el 90 por ciento de los casos se asocian al mal aliento. Otra de las causas importantes son las caries, por lo que es necesario examinarlas por lo menos dos veces al año.
Los especialistas recomendaron acudir al servicio de estomatología, donde se indicaran las medidas para mejorar hábitos higiénicos, lavarse la lengua, cepillarse correctamente así como el uso adecuado de hilo dental.
Explicaron que hay caries de primero, segundo y tercer grado y que si éstas no son atendidas a tiempo y adecuadamente, producen también gingivitis (inflamación de las encías), lo que pudiera desencadenar un problema paradontal (pérdida ósea), lo cual redundaría en una cirugía.
Explicaron que otras enfermedades que causan mal aliento incluyen las afecciones cónicas del riñón, como la insuficiencia renal que produce acumulación de urea y favorece el aliento amoniacal. Otro caso sería la cirrosis, al igual que la diabetes, pues el incremento de glucosa en la sangre produce mal aliento.
Asimismo, está el tabaquismo, el cual causa mal aliento según la cantidad de cigarrillos que se consumen y el tipo de bebidas con que se acompañan, como el café, el vino o la cerveza.
Subrayaron que, si a pesar de una adecuada técnica dental y cuidados necesarios persiste el mal aliento, quienes lo padecen deberán acudir a su clínica para que sean atendidos en el marco de acciones del programa PrevenIMSS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *