El país de los monopolios

Esta semana comparecieron ante la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados el Lic. Dionisio Pérez Jacome Friscione, el maestro Mony de Swaan, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones y el doctor Eduardo Pérez Mota, presidente de la Comisión Federal de Competencia. Entre los temas que se abordaron estuvieron las altas tarifas de telefonía celular en nuestro país. En ese sentido realice la siguiente intervención:
Desde el inicio de esta legislatura esta Comisión de Comunicaciones ha dado puntual seguimiento al proceso complejo y difícil de la apertura a la competencia del sector telecomunicaciones. Tenemos sectores estratégicos concentrados en muy escasas manos. Somos un país donde los monopolios actúan con una gran impunidad.
Una y otra vez los llamados poderes fácticos demuestran su capacidad para ejercer todo tipo de presiones sobre la autoridad.
No es esta la primera vez que abordamos en Comisión temas relacionados con la apertura a la competencia de los mercados de telefonía celular, las tarifas telefónicas, el espacio radioeléctrico, la necesidad de una nueva cadena de televisión abierta con cobertura nacional, entre otros muchos.
Han pasado cuatro años del actual gobierno y en todos los sectores fundamentales de telecomunicaciones tenemos mercados dominados por uno o dos grandes actores que ponen en juego enormes recursos y poderío para impedir que se abra el mercado.
Uno de los capítulos más recientes y vergonzosos lo estamos viviendo en este año cuando la empresa que controla el 70 por ciento del mercado de telefonía celular, Telcel, en un acuerdo con Telefónica, fijó la tarifa de interconexión, no sólo para este año, sino para los anteriores. Ha prometido que bajará paulatinamente la tarifa y lo hace como si estuviera realizando un gran sacrificio patriótico.
La realidad es que en cualquier país de leyes, es la autoridad, es decir, el Estado por medio de las instituciones que protegen el interés público, el que establece  las tarifas de interconexión. Estamos hablando de servicios concesionados. El Estado Nación es el propietario último del espectro radioeléctrico y no las empresas.
Me parece francamente intolerable que Telcel venga ahora a decir cuál es la tarifa de interconexión que le conviene y cuándo la modificará. Es insostenible mantener en nuestro país la tarifa más alta del mundo con la que impide la entrada de nuevos competidores, pero no le toca a Telcel decidir cuando bajan.
Permitirle esto pondría en grave vulnerabilidad al resto de los competidores. Las empresas necesitan certeza de las condiciones de competencia, y  dársela es la función elemental de cualquier Estado.
Dice Telcel que no puede bajar más la tarifa porque implicaría reducir la inversión en el mercado. El pretexto es evidentemente débil. Recordemos que en México tenemos 88 líneas telefónicas por cada cien habitantes. Todos los países de la OCDE tienen más de 100 líneas por cada cien habitantes.
Esto demuestra que los monopolios no funcionan bien ni en México ni en ninguna economía moderna.
Esta Comisión y esta Cámara esperan y exigen mucho más del nuevo presidente de Cofetel. Deseamos una autoridad firmemente comprometida con la competencia y libertad de mercado, no sólo en materia de telefonía móvil, sino también en materia de televisión tanto abierta como de paga. En ambos mercados es necesaria la entrada de nuevos jugadores que permitan a los mexicanos contar con mejores opciones y precios competitivos y con ello, pasar a otro sector el enorme costo que significa el incremento gradual tarifario de telefonía y de interconexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *