Quiere Felipe Calderón privatizar educación: Diputados

El diputado Jorge Álvarez Máynez, hizo uso de la palabra para comentar sobre las declaraciones del Secretario de Hacienda Ernesto Cordero, en el sentido de que una familia Mexicana puede vivir con dignidad con un salario de seis mil pesos, cuando el 75 por ciento vive por debajo de ese promedio.

Afirmó que el titular de Hacienda muestra un desconocimiento total de la situación real que vive la población, aunque reconoce que no mintió al dar las cifras de crecimiento interno bruto per cápita.

En relación a la deducibilidad de las colegiaturas, manifestó que esa decisión refleja una visión regresiva en materia fiscal porque no se entiende que la realidad nacional es el de las familias que viven con menos de seis mil pesos al mes, y que solo el dos por ciento de las familias tienen automóvil propio, afirmando que la población que debe ser incentivada, es la que no tiene automóvil ni la posibilidad de inscribir a sus hijos en escuelas privadas.

Al tomar la palabra para hechos con el mismo tema de la deducibilidad en colegiaturas, la diputada Georgina Ramírez reflexionó en el sentido de que la reforma es positiva, pues señala, la clase media que es el grueso de la sociedad, hace un gran esfuerzo por llevar a sus hijos a escuelas que desde su punto de vista proporcionan un buen servicio, lo que representa un gran descanso para el estado, ya que de no existir las escuelas privadas, el estado difícilmente podría cubrir las necesidades de educación en México.

Consideró además que las escuelas privadas contribuyen a la generación de empleos y provocan una mayor competitividad por la calidad educativa, coincidió en que la mayoría de mexicanos vivimos por debajo de la media, sin embargo agregó que “los padres de familia siempre estamos buscando un mejor servicio, nos esforzamos y sacrificamos pagando en un cierto lugar que creemos ofrecen una mejor educación”.

Inmediatamente después, el diputado y maestro Jorge Luis García Vera se sumó a la crítica hecha al Secretario de Hacienda, al tiempo que propuso revisar con frialdad la deducibilidad de colegiaturas por que dijo, “beneficia a un grupo social muy reducido”, porque son muy pocos los que tienen la posibilidad de deducir esos impuestos.

Coincidió en que la educación privada es un apoyo para que el estado pueda dar cumplimiento a la cobertura y calidad educativa.

Defendió la educación pública afirmando que los recursos económicos no lo son todo, ya que para obtener una buena calidad educativa se pone de manifiesto la tenacidad y capacidad del maestro, que muchas veces en condiciones totalmente deplorables y con las más grandes carencias en sus escuelas, son quienes en ocasiones obtienen los primeros lugares nacionales en concursos de aprovechamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *