Paro de labores en la Coordinación de Extensión

La delegación de Difusión Cultural hará efectivo el paro que acordó el pasado miércoles 2 de febrero si rectoría no ofrecía solución a su problemática. Tras recibir una rotunda y ofensiva negativa a los planteamientos, y no cesar el clima de amenazas del coordinador de Extensión, Agustín Delgadillo Arenas, para los académicos de este espacio se programó el paro acordado para este viernes 11 de febrero de 2011 de las 9:00 a las 21:00 horas.
Según José Catarino del Hoyo Ávila, delegado sindical de Difusión Cultural, el argumento del rector es que la situación financiera de la Universidad no permite ampliar las horas contratadas para los tiempos determinados. Igualmente no respondió a las solicitudes de gasificación e incrementos de carga.
Sin embargo, el coordinador tiene dos suplentes para su actividad laboral dentro del Quinteto Universitario de Jazz, y la rectoría ha contratado a personal que está ligado a sus funcionarios y a compromisos políticos como es el caso de la contratación de la hija de Ulises Girón, de la hija del secretario del STUAZ, y del esposo de la coordinadora de Investigación, por citar sólo algunos.
En cambio, en la Coordinación, hubo una rescisión de contrato para un trabajador de la Pinacoteca Universitaria, lo que pone en riesgo el cuidado de las colecciones que conserva, que hay que mencionar están alojadas en un baño.
La defensa que hace el rector Francisco Javier Domínguez Garay, del coordinador de Extensión, Agustín Delgadillo Arenas, tiene su origen en acuerdos políticos que tiene con el PT, y no por su desempeño, porque toda la Universidad conoce de la incompetencia académica y administrativa de este funcionario oportunista: Agustín Delgadillo Arenas, quien considera como enemigo al que tenga opiniones académicas y administrativas distintas a las de él, asumiendo las diferencias laborales como asunto y conflicto personal.
La defensa que hace el rector de este funcionario irresponsable, ha añadido miedos a los académicos que se han manifestado, ante la posibilidad de que haga efectivas sus amenazas de despido, sobre todo los académicos contratados por Tiempo Determinado, que no están basificados y en particular al profesor de guitarra, José Dolores Espino, que pese a su problema incipiente de Parkinson, tiene una amplia demanda entre la comunidad estudiantil y cumple cabalmente con su carga contratada.
La situación se agrava porque este espacio laboral, al no estar inserto en programas académicos formales como licenciaturas o postgrados, no cuenta con un consejo académico que determine esquemas de desarrollo y solución de conflictos, lo que deja en completa indefensión a los trabajadores, situación incorrectamente aprovechada por el coordinador para asumir posturas despóticas y autoritarias.
Otros problemas planteados tienen que ver con lo inadecuado del espacio que ocupa el Centro Cultural Universitario, que aunque se le dio una pintada, la humedad por malos drenajes y la falta de acondicionamiento para las necesidades de talleres y grupos, son problemas que no se han atendido. La necesidad de equipamiento y mobiliario es una constante no resuelta, aunque en este punto el rector ha dicho que se puede aportar algo.
Es evidente el desdén que se manifiesta al no apoyar proyectos de desarrollo ni solucionar la problemática del extensionismo universitario y en particular para los académicos cuyo ámbito es el arte y la cultura, en este espacio laboral.
El comité de huelga del SPAUAZ y su secretario general han manifestado su apoyo solidario y respeto a las decisiones de la Delegación Sindical toma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *