Exigen trato digno policías estatales; además de una auditoría

En conferencia de prensa ofrecida hace unos minutos, los elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP), reiteraron su exigencia sobre la destitución de Jesús Ointo Ortiz, actual secretario de Seguruidad Pública, quien no ofrece un trato digno a los trabajadores.
Igualmente pidieron ser atendidos personalmente por el gobernador Miguel Alonso Reyes: «Creo qu en pedimos nada fuera de otro mundo, sólo que él nos atienda y nos dé una solución».

Y es que a lo largo del día, los policias en paro han recibido la visita del secretario general de Gobierno, Esau Hernández, quien ofreció atender una comisión, cosa que los policias no aceptaron, ya que desean que todas las negociaciones sean ante los medios de comunicación, para que no haya dudas.

Momentos antes, la visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Flavia Carrillo Medrano, les prometió velar porque las mujeres policías no sean discriminadas por su género y sean enviadas a la cocina «pues las contrataron como policías»; además de que no les ofrezcan comida echada a perder, y que tengan el equipamiento necesario para enfrentar a la delincuencia organizada.
Cansados de permanecer todo el día en las puertas de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, y tras haber comido unos bolillos con arroz que unas señoras les llevaron, los policías dejaron en claro que no se moverán hasta que el gobernador les atienda.

Entre las peticiones de los policías está también regresar al horario 12×24 horas, ya que ahora, el de 24×24 es muy cansado y por eso no rinden.

Entre las denuncias que los policías hicieron resaltó el hecho de que las autoridades alegan no tener dinero para adquirir armamento, chalecos y camionetas blindadas –no sólo para el secretario y sus escoltas–, las instalaciones sufrieron remodelaciones al grado que se construyó en la habitación del secretario un jacuzzi y un gimnasio.
Por ello, los policías exigieron una auditoría a los gastos que se han hecho desde que tomó posesión Jesús Pinto Ortiz, quien por cieto, a bordo de una camioneta blindada, abandonó a toda velocidad las instalaciones, sin atender ni a la prensa y, mucho menos, a los policías.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *