Conmemorarán cien años del descubrimiento de Alta Vista

Con el tema A cien años de su descubrimiento, Alta Vista, Chalchihuites, Zacatecas, el próximo miércoles 23 de febrero, a las 19:30 horas, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Gobierno del Estado, a través del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), llevarán a cabo la presentación de un video documental y un objeto conmemorativo en la Sala Antonio Aguilar de la Cineteca de Zacatecas, acto seguido, a las 20:30, en el patio central del Museo Zacatecano, se inaugurará una exposición gráfica.
Tales actividades tienen el propósito de difundir y proporcionar información sobre el importante sitio arqueológico de Alta Vista, ubicado en Chalchihuites, Zacatecas, considerado uno de los más importantes centros ceremoniales prehispánicos de Mesoamérica septentrional, cuya fundación, entre los años 400-450 de nuestra era, obedeció a razones astronómicas y religiosas, pues constituye el sitio justo donde “el Sol inicia su retorno al Sur”, es decir, el Trópico de Cáncer.
La exposición gráfica muestra los antecedentes en la época colonial, de la importante región minera de Chalchihuites, donde se ubica esta zona arqueológica, así como un esbozo de las primeras noticias de los antiguos monumentos del noroeste de Zacatecas y los trabajos realizados en Alta Vista desde su descubrimiento, hace cien años, plasmados en fotografías, informes y registros arqueológicos, realizados por custodios y arqueólogos que inspeccionaron, investigaron y develaron el actual conocimiento sobre este sitio.
El video documental, realizado por la el INAH, expone a través de entrevistas a investigadores que trabajan en esta zona arqueológica y en el Museo de sitio, la historia de los hallazgos e investigaciones recientes, realizadas en este antiguo centro astronómico y ceremonial, así como en su paisaje ritual.
El objeto conmemorativo es la reproducción de una copa cerámica recuperada en 1908, por Manuel Gamio en las ruinas de Alta Vista, en cuyo interior aparece un águila con las alas semi-extendidas, que apresa a una serpiente con su pico; representación que evoca de inmediato al símbolo de la fundación de la antigua ciudad de Tenochtitlán, pero sobretodo, al Escudo Nacional Mexicano.
Recientes investigaciones han revelado que, al igual que en la religión de otros antiguos pueblos mesoamericanos, la lucha del águila contra la serpiente aludía a la misma confrontación cósmica entre un ave depredadora, con connotaciones celestes, diurnas y solares, contra un monstruo-reptil telúrico, nocturno y del inframundo, cuya fuerza destructora era capaz de causar el regreso a la noche eterna del caos primordial antes de la creación del universo.
El trabajo de investigación estuvo a cargo de los arqueólogos del INAH José Humberto Medina González y Baudelina García Uranga. Vale mencionar que la reproducción de la citada copa, se encuentra a la venta en la tienda del Museo Zacatecano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *