Comparten los jerezanos su gigantesca rosca de reyes

Multitudinarias concentraciones se generaron en el centro de la ciudad, para celebrar el fin de las festividades navideñas, con la rosca monumental que se instaló en la Plaza Tacuba y la ceremonia del levantamiento de la imagen representativa del Niño Dios frente a la Presidencia Municipal.
En ambos eventos organizados por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), el alcalde destacó el hecho de que las fiestas decembrinas transcurrieran en forma tranquila y de esta manera se pueda hablar de una navidad con saldo blanco, en la que prevaleció la convivencia de las familias.
Primeramente se desarrolló la ceremonia del levantamiento del Niño Dios, en el nacimiento que se colocó previo a la Noche Buena; la presidente del DIF, Eva Verónica Hernández, acorde con la tradición propia del pueblo, retiró la imagen a la que luego vistió con ropaje blanco, para luego regresarla a su nicho, al tiempo que jóvenes del grupo Arcoiris de la Parroquia de la Inmaculada Concepción entonaban villancicos.
Luego en la Plaza Tacuba alrededor de dos mil personas partieron la rosca gigantesca que se instaló en el lugar, para lo que fue necesario una larga fila que no cupo en todo el perímetro del lugar, sino que se extendió por la calle Juárez hasta el Portal Humboldt.
El alcalde López Mireles aprovechó el momento para enviar a la población, a nombre propio y de su familia, lo mejor para este 2011, al plantear como principal deseo que haya salud en todos los hogares, pues lo demás, dijo, eso viene por añadidura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *