Política camaral

juan gomez

22 septiembre, 2014 • Código Político, Opinión

JUAN GÓMEZ

El congreso del estado de Zacatecas se encuentra en una etapa de transformación al renovarse su órgano de gobierno y de administración, lo que podría facilitar la edificación de una nueva sede, puesto que la actual no solo resulta insuficiente sino ineficiente para las actividades que se desempeñan ahí de manera cotidiana.

Aparejado a la renovación de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política (CRICP) y de la Comisión de Planeación, Patrimonio y Finanzas (PPF), en esta semana se concretará también el cambio en la coordinación de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, la representación partidista mayoritaria en la LXI Legislatura, lo que seguramente traerá una nueva forma de negociación y concertación con el resto de las fracciones parlamentarias.

La primera prueba de fuego que se vislumbra es la conformación de las fechas de comparecencia para la Glosa del IV Informe del gobernador Miguel Alonso Reyes, así como la negociación que se hará para el formato al que habrán de sujetarse cada uno de los funcionarios que comparezcan ante el pleno de la legislatura.

En este contexto podría ponerse en evidencia la debilidad que se generó al interior de la CRICP la violación al acuerdo pactado respecto a los posicionamientos que harían las fracciones parlamentarias el pasado ocho de septiembre, cuando se rompió el quórum para evitar que se “empañara” la lectura del mencionado documento.

El nuevo presidente de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, Cuauhtémoc Calderón Galván, deberá mostrar oficio político y sobre todo apertura entre las distintas fracciones parlamentarias, entre las cuales deberá restituir la confianza en los acuerdos que se tomen en la presente legislatura.

No todo será miel y dulzura. En los próximos días el gobernador Miguel Alonso Reyes enviará la propuesta de reforma a la Ley Issstezac, anunciada en la lectura del IV Informe de Gobierno, lo que seguramente desatará las controversias al interior de las bancadas de oposición, quienes intentarán capitalizar las debilidades o excesos que ofrezca el contenido de la citada legislación.

Seguramente los legisladores recibirán el incremento en las presiones de la base trabajadora, especialmente la que está marcando la disidencia en el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado, Municipios y Organismos Paraestatales (SUTSEMOP), así como el Frente para la Soberanía Social y otras agrupaciones urbanas, en cuanto se empiece a discutir el contenido de la Ley Issstezac.

En la LXI legislatura de Zacatecas ya se analiza la homologación de la Ley de Atención a Víctimas que registra un atraso serio en cuanto a su homologación en el estado.

El escenario que se dibuja en las próximas semanas será más complejo de lo que muchos suponen, debido a que El Pacto por México ha terminado y, en el panorama pre electoral , se avizora un cambio en la estrategia de los partidos firmantes. PAN y PRD entrarán en una ruta más crítica para desvincularse de la alianza con el PRI que se hizo a nivel de cúpulas nacionales para aprobar las leyes secundarias de las reformas estructurales.

El proceso electoral federal del 2016 marcará una ruta muy diferente. El Revolucionario Institucional seguirá aliado solamente con el Partido Verde Ecologista de México y Nueva Alianza, con quienes intentará obtener la mayoría en el Congreso de la Unión, en una etapa en la que el deterioro de la imagen presidencial cada vez es más evidente, como se mostró en la frialdad de la ceremonia del Grito de Independencia en el Zócalo capitalino.

Aquí en Zacatecas no será la excepción respecto al rompimiento de la alianza PAN-PRI, aunque la fracción parlamentaria esté dividida por las ambiciones de los grupos que se disputan el control de la dirigencia blanquiazul.

En el PRD no se cantan mal las rancheras, la debilidad de su dirigencia estatal ha contribuido enormemente en la división de la fracción parlamentaria en el congreso local, a grado tal que su presidente, Gerardo Espinoza Solís ha sido fuertemente exhibido y cuestionado por el manejo discrecional del presupuesto perredista, por el coordinador de la fracción parlamentaria del Sol Azteca, Iván de Santiago.

Pero más allá de estas disputas, controversias y negociaciones camarales al congreso zacatecano le urge un nuevo edificio puesto que el actual, construido durante la administración del gobernador José Guadalupe Cervantes Corona, ha sido rebasado por el tiempo y el crecimiento de la actual legislatura.

El edificio del congreso del estado albergó a su inicio a 17 diputados y el actual congrega a 30 legisladores, además de que el personal también ha crecido sustancialmente. El cambio de sede es una de las prioridades de la actual legislatura y podría concretarse en los próximos días un anuncio, ya que las negociaciones para obtener recursos de la federación (se estima una canalización de 120 millones de pesos) están a punto de concretarse.

También se avecinan propuestas interesantes como la desaparición de la designación del presidente de la mesa directiva del mes en turno, para homologar la presidencia respectiva a la cámara federal.

Sin embargo no se contempla un cambio de formato en la comparecencia del Ejecutivo en la lectura del informe gubernamental, puesto que en esta legislatura no se daría marcha atrás a la modificación que hizo la legislatura pasada de predominio priista.

Al tiempo.

Tags:

Tus comentarios son muy valiosos para nosotros